Desarrollo personalEstilo de vidaSalud mental

Hábitos y ¿Cómo lograr los propósitos de Año Nuevo?

Todos sabemos que la llegada de un nuevo año es un momento ideal para crear metas y adaptar nuestros hábitos acorde a esto. Lo que se acostumbra a omitir es que el 80% de las personas dejan de lado sus propósitos de Año Nuevo en menos de 1 mes.  Para que esto no suceda, te contamos cómo se forma un hábito desde un punto de vista neuropsicológico, y porque nuestra mente opta por abandonarlos tan fácilmente.


El abandono de nuevos hábitos y metas tiene diversas causas, pero en general, se explica porque lo que nos propusimos parece ser muy difícil, no era lo suficientemente fuerte o no logró arraigarse bien. Esto permite que inconscientemente se le quite el valor asignado a esa intención y que, eventualmente, se abandone eso que se quería lograr.

Por esto, es importante primero entender cómo se forma un hábito y que sucede en la mente humana para que estos puedan consolidarse o no como parte de nosotros. 

¿Cómo se forma un hábito?

La neuropsicóloga, ​​Diana Maria Alvarez Amariles, nos explica que cuando aprendemos algo nuevo se da un intercambio de información entre los tres sistemas que conforman nuestra subjetividad y el entorno, lo que crea una red de significados que va otorgando valor a estos estímulos. 

“Así, a la hora de iniciar el cambio o un nuevo aprendizaje de un hábito se requiere un proceso consciente. Darse cuenta por medio del proceso atencional y de las funciones ejecutivas, de manera que se determinen tareas pequeñas, fácilmente evaluables y con secuencias de pasos que permitan determinar un logro”, agrega.

En otras palabras, para que esos propósitos de año nuevo eventualmente formen parte de nuestra rutina es clave comprender de qué se trata y cómo se llegará a él. Para que nuestra mente lo pueda ver de forma, por sobre todo, realizable y, en cierto modo, fácil.

¿Por qué dejamos de lado nuestros propósitos de año nuevo?

La Licenciada en Psicología, Jorgelina Velaztiqui, nos explica que detrás del fracaso de crear nuevos hábitos está nada más y nada menos que la procrastinación. “Entendiéndose a ésta última como la tendencia a dilatar, postergar, posponer tareas, compromisos o actividades que tendrían que ser realizadas en ese momento o en un tiempo determinado. Estas tareas son reemplazadas por otras actividades irrelevantes, pero transitoriamente más placenteras de realizar.”

La importancia de la procrastinación surge porque, como mencionamos en un principio, todos los inicios de año nos proponemos metas nuevas o al menos está presente la intención de cambiar algo que años anteriores no nos ha funcionado. 

Entonces, cuando se quiere incorporar algo nuevo a la rutina, la mente presenta miedos y preguntas que muestran todo lo negativo del cambio, por lo que busca alternativas fáciles y distracciones para evitarlo. De cierta forma, se crea un bloqueo ante la posibilidad de salir de la zona de confort.

Y esto sucede porque “nuestro cerebro ya está condicionado a ciertos hábitos, es decir, ya se generó cierta rutina. El cerebro requiere de tiempo y constancia tanto en pensamientos como acciones para generar nuevos hábitos”, explica la Psicóloga Michelle Barrientos.

Entonces, ¿qué puedo hacer para crear un nuevo hábito?

A pesar de lo anterior, la creación de un nuevo hábito y que este se mantenga durante todo el año es posible para todos. Por esto, y para no rendirnos antes de tiempo, te dejamos dos  recomendaciones clave.

  1. Define bien tus objeivos

Para que algo nuevo se convierta en hábito, es importante primero que todo, “buscar un objetivo claro y tener una motivación para ese objetivo. Está motivación tiene que ir más allá de lo visible”, agrega la experta.

  1. Visualiza y ordena el paso a paso

Una gran manera para incorporar nuevos cambios o reeducar un nuevo hábito es entender y conocer bien de qué se trata éste hábito y que implica tomarlo. Para ello, la psicóloga Diana Maria Alvarez Amariles nos recomienda “gestionar secuencia de pasos, determinar tareas pequeñas y autoadministrar tiempos de ejecución de esas tareas. Y tomarse el trabajo de evaluar al final de cada tarea como se realizó y determinar los logros y puntos de mejora, para efectuar un nuevo ciclo de aprendizaje. De lo contrario no se lograra instaurar el nuevo hábito”, ​​agrega 

Y ahora qué entendemos mejor qué es un hábito y cuál es el proceso dentro de nuestra mente que nos permite incorporar o no nuevos aprendizajes a la rutina, te preguntamos: ¿Qué propósitos tienes para este nuevo año? y, lo más importante, ¿qué harás para que se queden durante todo el año?

Para seguir conociendo más sobre nuestros hábitos y cómo convertirlos en parte de nuestra rutina de forma exitosa y duradera, te invitamos a sumarte a Semillas de Enero Blanco. Una campaña compuesta de videos y consejos de psicólogos expertos que te guiarán durante todo este mes a comprender e incorporar tus hábitos y a aprender a priorizar la salud mental durante todo el año. ¡Cuidémonos de enero a enero!
[ Quiero mis semillas de Enero Blanco ]

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo