Pviva Academy | Entrar – Cadastrar

¿Cómo logramos que las horas de trabajo sean productivas?

horasa laborales

Si una semana tiene solo 7 días, un año tiene solo 365 días, una vida tiene solo cierta cantidad de años, entonces, ¿cómo repartirlas adecuadamente entre tiempo de ocio y tiempo de trabajo? ¿Cómo logramos que las horas de trabajo sean productivas?  

“Si sigo trabajando, no avanzo nada, ya estoy cansada.”

 

 

En algunos países, trabajan 40 horas semanales; en otros empleos de medio tiempo, se trabajan 20 horas semanales. Entonces, ¿cuánto es lo óptimo? Es una pregunta que depende fundamentalmente de la persona, y es una interrogante que comúnmente se hacen algunos pacientes. 

Para contextualizar, por ejemplo, una persona que tiene muchas responsabilidades familiares, como el cuidado de hijos/padres, compras, aseo del hogar, deportes y un emprendimiento, entre otras, probablemente trabajar 20 horas en cada semana ya sea una rutina abrumadora.  

Sin embargo, una persona que tiene menos responsabilidades, puede trabajar 20 horas y sentir que está trabajando poco. Entonces, no existe una cantidad fija de horas semanales para trabajar, si no que, en general, varía dependiendo del contexto de la persona. 

Si, por otro lado, también se trata de un estudiante, por ejemplo, debemos considerar que probablemente esa persona trabaje y además esté cursando exámenes e investigaciones en paralelo. Entonces ambos tiempos se suman y, por lo mismo, la relación y el peso mental que se agregan a las 20 horas de trabajo, ya tiene otro valor y, probablemente, esas mismas horas de trabajo no serán tan productivas. 

Cuando no ocupamos nuestras horas de trabajo siendo eficientes o si cumplimos con menos tareas por encontrarnos estresados o cansados debido a nuestras otras responsabilidades, nuestro tiempo de trabajo puede ser menos productivo de lo que quisiéramos.  

Esas personas, se encontrarán expresando comúnmente frases como “¿Estoy trabajando mucho?”, “Me siento estresado”, “¿Cómo compatibilizar el teletrabajo con la familia y el tiempo de ocio?”, “Me voy a acostar y sigo pensando en trabajo” o “Tengo muchas preocupaciones”. Todas, situaciones que pueden ocurrir cuando mezclamos el tiempo de trabajo con el tiempo de ocio y no encontramos el balance correcto que nuestro cuerpo y mente necesita. 

Entonces, el llamado es a conocerse. Que cada persona se conozca a sí misma, y a sus cercanos, dado que no existe una sola regla o un consejo generalizados para todos, porque todos somos distintos, priorizamos las cosas de forma distinta y, a su vez, trabajamos de forma distinta. 

Si trabajo 6 horas en un día, y ya a la hora 7 no soy productivo, entonces quizás es mejor trabajar solo 6 horas y luego buscar actividades que sean restauradoras, en vez de ocupar esa séptima hora en trabajar sin que se consiga ningún resultado.  

productividad

Por ejemplo, cuando nos damos cuenta de que nos sentimos exhaustos, puedes buscar actividades restauradoras que, si bien varían de persona a persona, pueden muy probablemente devolverte esa energía que perdiste:  

    • ver una película 
    • caminar por el parque 
    • estirar las piernas 
    • conversar con un colega 

Cualquiera de estas actividades, y la compañía de otras personas, pueden restaurar tu energía y te pueden ayudar a sentirte mejor, ¡para que las horas de productividad sean óptimas! 

¡El descanso es productivo!  

 

Francisco Ponce Miranda, Psicólogo de Psyalive

“Hola soy Francisco, cuento con una amplia trayectoria en el campo y busco que el o la paciente se sienta cómodo, para que a través de un trabajo profesional, se pueda buscar solución a su malestar. Te invito a darte la oportunidad de mejorar tu bienestar, acompañándote en ese encuentro de tranquilidad y equilibrio, en un trabajo en conjunto, para que alcances una mejor calidad de vida.”
Agenda tu sesión de terapia psicológica aquí

Deja tu comentario aquí

Suscríbete a nuestro boletín

Otras publicaciones que también te pueden gustar

llorar es bueno

Llorar, ¿es bueno para la salud mental? 

Todos evitan llorar. Es un momento que puede resultar incómodo o molesto si alguien más está presente, asociándolo a una emoción “negativa” o no deseada. Sin embargo, este llanto puede ser para algunos un momento reconfortante y de desahogo. Para otros, sin embargo, puede reflejar un episodio grande de angustia. Por eso, si nos preguntan a las personas que estamos en el ámbito de la salud mental si ¿llorar es bueno para la salud mental?, solo podemos decir ¡Depende! Aquí te cuento por qué.  

Mujeres históricas

A diferencia de décadas pasadas, en la actualidad se ha comenzado a visibilizar el aporte

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente al tanto del mejor contenido sobre bienestar, salud y calidad de vida

Salud mental, bienestar e innovación que necesita tu empleado

Através de nuestro programa de salud mental, las empresas reducen la pérdida de trabajo debido a demandas emocionales.