FamiliaPsicología general

Crisis amorosa: cómo salvar a tu pareja

La importancia de tolerarse en una relación.

Existen momentos buenos y malos dentro de una relación amorosa, pero cuando la situación se comienza a escapar de las manos la ayuda psicológica siempre será una de las mejores opciones para así enmedar los daños a tiempo y hoy te traemos varios consejos:

Determina el momento en que las cosas comenzaron a ir mal

Si te encuentras en un punto crítico, probablemente puedas determinar cuándo las cosas comenzaron a salirse de su curso normal, incluso si fue solo un poco. Piensa en el momento clave cuando empezó el problema,así podrás averiguar la mejor manera de abordar la discusión con tu pareja:

  • En el caso de una infidelidad por parte de ti o de tu pareja que haya cambiado la dinámica de la relación.
  • Entender si fue una razón o una serie de razones que expliquen por qué las cosas no están funcionando. Se pudieron haber acumulado varias cosas. Por ejemplo: tal vez tu pareja pasa demasiado tiempo con sus amistades, o nunca tienen tiempo para estar juntos. Por otro lado, es posible que ambos sufran estrés a causa del trabajo.
  • Si han estado juntos por mucho tiempo, es posible que se hayan convertido en personas diferentes durante el transcurso de la relación y ya no la mires como tu otra mitad.

Identifica el problema

En muchas ocasiones, la crisis de pareja es la consecuencia de pequeños problemas que no han sido solucionados. Detalles que parecían insignificantes, pero que poco a poco han originado desconfianza, celos y otros sentimientos que no son saludables.

Aprender a reconocer cuál o cuáles son los problemas y ser sinceros el uno con el otro es el primer paso para encontrar una solución. De este modo, será más fácil que liberes las emociones dañinas y aprendás a buscar alternativas para estar mejor.

Trata de hablar con tu pareja

Si llegaste a un punto en que es necesario salvar tu matrimonio o relación, probablemente tu pareja sepa de la existencia del problema. En el caso de que no hayan hablado al respecto, será necesario hacerlo. Lo mejor es escoger un momento en el que ambos estén tranquilos de modo que puedan conversar en lugar de gritarse.

  • ¡Escucha! Es importante que no solamente hables, debes saber lo que tu pareja piensa acerca de la relación. Puedes hacerle preguntas que demuestren que estuviste escuchando y que quieres saber más.
  • Cuando comiences a expresar lo que les molesta, utiliza frases en primera persona en lugar de en segunda. Por ejemplo, podrías decir: “Me gustaría hablar sobre lo que ha estado sucediendo en nuestra relación” en lugar de “Estás haciendo que la relación sea un desastre”.

Expresa lo que sientes

Debes tomar en cuenta que para salvar tu relación será necesario que descubras lo que verdaderamente sientes, ¿vale la pena continuar? Si la respuesta es afirmativa, solo se trata de notar cuáles han sido los sentimientos negativos que provocaron la crisis; también es preciso recordar que aún hay amor y emociones fuertes que rescatar.

Aceptar los errores para continuar avanzando

¿Cómo se  puede superar la crisis si no se aceptan los errores? Para aprender también hay que equivocarse y si ninguna de las personas se involucra, pues resultará muy difícil superar el problema, ya que siempre se señalará a un culpable. Pide perdón, discúlpate,  busquen la manera de corregirlo y si no es posible, acepta las disculpas del otro por lo ocurrido.

Respeta el espacio del otro

Desde luego, adueñarse de los espacios de la otra persona es sumamente perjudicial para cualquier relación, y este podría ser uno de los motivos de las crisis. Es importante que los dos hagan un acuerdo y se respeten los espacios de cada quien, así se podrá establecer un equilibrio.

Dejar de lado las expectativas

Muchas veces nos dejamos traicionar por la idealización de la pareja perfecta, cuando en realidad se debe de tomar en cuenta de que ambos involucrados en la relación deberán conocerse, aceptarse y emprender un nuevo camino, si verdaderamente desean estar juntos.

No se puede obligar ni exigir al otro ser quien no es.Para salvar una relación de pareja se deben romper esas expectativas; de lo contrario, puede haber una constante frustración y muchos reproches hacia el otro.

Pensar antes de actuar

Controlar los impulsos y ser más reflexivos cuando hay repetitivas discusiones. Cuando la pareja se altera o se agrede, entonces lo más probable es que se llegue a un punto de intolerancia y el daño sea casi irreversible. Lo correcto es esperar a que pase el momento de rabia.

No olvidar la importancia del contacto físico

Las parejas que atraviesan momentos difíciles son propensas a perder el contacto físico. Sin embargo, buscar un momento de intimidad y compartir besos y caricias es una de las mejores terapias para hacer frente a cualquier problema.

Entender a la persona que queremos

¡Ser empáticos! Conociéndonos es la manera ideal para poder entender al otro; aceptando nuestras debilidades, temores y limitaciones y, sobre todo, aprendiendo a perdonarnos. Si podemos aceptarnos como simples seres humanos falibles, podemos hacer lo mismo con nuestra pareja y así podremos comprender por qué reaccionó de “x” manera.

Superar una crisis es trabajo de dos

No puedes solucionar esta sitiación solo, ambos deben de estar involucrados en el tema. La relación es cosa de dos. Los momentos de crisis pueden convertirse en una excusa y una buena oportunidad para romper con la rutina, lo importante es que ambos hablen, y sin mentiras.

Recurrir a la ayuda profesional también es una buena opción. En nuestra plataforma encontrarás un gran equipo de profesionales que estáran a tu disposición. ¡Participa por 4 sesiones gratuitas de terapia de pareja! Regístrate haciendo clic aquí.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo