Desarrollo personalSalud mental

Cuando el pasado no pasa:

¡El impacto de los dolores emocionales que no se superan!

La importancia de sentir

Es probable que nuestras emociones y sentimientos sean el lenguaje más auténtico para resonar dentro de nosotros. Y cuando nos hablan, debemos escucharlos. ¿Pero qué sucede cuando no les damos la relevancia correcta?

Capturamos el mundo de nuestros sentidos, porque envían lo que sucede dentro de nosotros, creando la base de nuestras percepciones.

El sentimiento sería entonces nuestro sentido complementario, el que ilumina todo lo que percibimos desde una luz única y subjetiva, originando la forma en que cada uno constituye su mundo interior.

Si los sentimientos pueden transmitir tal verdad sobre nosotros mismos, ¿sería posible comprender completamente la realidad sin considerarlos? No.

Nuestro diferencial humano, es la capacidad de sentir lo que vivimos y no solo de vivir. Quien se distancia de comprender sus propios sentimientos, se distancia de una manera verdadera, responsable y consciente de existir.

El autoconocimiento no se trata solo de lo que sabemos sobre nosotros, sino que, sobre todo, se refiere a lo que realmente sabemos sobre todo lo que sentimos.

¿Qué le sucede al sentimiento reprimido?

Los sentimientos forman el marco de la subjetividad humana. Experiencias similares son vividas y sentidas exclusivamente por cada persona que las experimenta.

Cuando algo nos sucede, primero lo sentimos, luego pensamos. Siempre ha sido así, ya que la emoción se experimenta antes que la razón. Para racionalizar, los seres humanos necesitan madurez neurológica, mientras que sentir que es suficiente para existir.

 

¿Es saludable racionalizar la emoción?

Si hacemos esto antes de reconocerlo, aceptarlo e integrarlo, podemos terminar negando o reprimiendo lo que sentimos, en virtud de nuestros juicios, que a veces reprochan nuestros sentimientos. ¿Y a dónde van estos sentimientos «rechazados»? No van, se quedan. Este es el problema, y ​​en ese caso, aún pueden ser un factor potencial para la enfermedad emocional.

¿Qué hacer con el dolor identificado?

El dolor señalado por un sentimiento debe ser escuchado. Cuando alguien dice o hace algo que nos duele, primero debemos apropiarnos de esta realidad, permitiendo que se agote en nosotros, aunque sea necesario aceptar y enfrentar tal incomodidad o incomodidad.

Validar lo que sentimos es un acto de profundo respeto por nosotros mismos. Solo después de eso podemos reflexionar sobre el contexto, las causas, los impactos.

No podremos dialogar con algo cuya existencia no reconocemos. Como dijo Carl Rogers , solo modificamos lo que aceptamos primero.

Los beneficios de aceptar lo que sentimos

Aceptar un sentimiento de ira , por ejemplo, nos permitirá darle una salida adecuada y recuperar el equilibrio necesario.

Lo mismo ocurre con la tristeza y el sufrimiento que, si se reflejan, pueden promover la disonancia cognitiva necesaria para generar una brecha fructífera entre lo que somos y lo que queremos ser, lo que realmente hicimos y lo que deseamos haber hecho, y de ese modo crear grandes posibilidades de cambio.

psicologia online

Los daños de no aceptar lo que sentimos

Para protegernos, podemos usar defensas excesivas, cuyo mantenimiento requiere una gran inversión de energía, incluso mayor de lo que necesitaríamos si decidiéramos expresarlas en lugar de reprimirlas. No asumir toda la responsabilidad de lo que sentimos puede llevarnos a culpar innecesariamente a otros por lo que malinterpretamos, como atribuir intencionalidad donde no existe, distorsionar los hechos, disimular los sentimientos y eximirnos de hacer lo que tenemos que hacer: apropiarse de lo que es nuestro. .

Esquivar los sentimientos no previene el dolor, lo hace más intenso y duradero. Los sentimientos no deben amenazarnos, deben ser percibidos como signos esenciales de nuestra verdad interior.

Corremos el riesgo de convertir nuestras defensas en un escudo impermeable, ante el cual ya no podemos absorber la realidad tal como la percibimos y experimentamos, solo internalizando una versión más aceptable y tolerable en nuestros ojos.

Esta impermeabilidad al dolor también puede hacernos insensibles a las alegrías y las buenas experiencias, que merecemos disfrutar.

Nada de esto significa que no podemos (o debemos) ignorar o pasar por alto cosas menos importantes. Aquí solo nos referimos a lo que realmente duele, y es por eso que importa. Si duele, tiene algo que comunicarnos y, por lo tanto, debemos escuchar.

Admitir nuestra imperfección es esencial

¿Cómo nos adaptaremos mejor al sufrimiento inevitable si suprimimos cada signo de dolor interno y malestar?

Al aceptar nuestra falibilidad como condición humana e integrar el sentimiento en la existencia, saldremos más fuertes frente a las adversidades y los contratiempos de la vida.

Nuestros sentimientos más intensos deben reflejar el momento presente y no llevar eternamente nuestros dolores pasados ​​no trabajados.

Deberíamos ser capaces de no distorsionar la realidad para que una versión más llevadera encajara con nosotros y, en su lugar, expandirnos para abarcar las realidades vividas, sean agradables o no.

Lo que nos enferma también afecta a nuestros hijos.

Muchos padres reprimen en sus hijos sentimientos que ellos mismos no pueden soportar, replicando sus propias dificultades en los demás porque se niegan a reconocer realmente lo que sienten.

Vivimos en una sociedad donde muchos todavía les dicen a sus hijos que «un hombre no llora». ¿Qué les estamos enseñando a estos niños aparte de invalidar su capacidad de sentir y expresarse?

¿Convencerlos de que lo que sienten no importa y que otros no deberían percibirlo? ¿Negarles la posibilidad de conocerse a sí mismos y legitimar quiénes son y qué sienten? ¿No los estamos alentando a reprimir su verdad más íntima y valiosa?

¿Esto no tiene nada que ver con el hecho de que el número de víctimas de suicidio es mayor en los hombres?

¿Cómo lidiar con los dolores emocionales del pasado?

Las pérdidas no son fáciles de manejar, duelen, nos hacen enojar. Esta ira necesita ser reconocida y externalizada de alguna manera para que no cree culpa o depresión probable.

¿Cómo, entonces, aprender en el presente a elaborar el dolor pasado?

Todos los días veo arduos procesos humanos de una intensa lucha interna de aquellos que aún no han legitimado su propio dolor.

Ya sea porque es inaceptable suponer que quien los lastimó debería amarlos, o porque no encuentran la fuerza para apoyar la verdad que los sentimientos les transmiten, o incluso porque no reconocen su propia vulnerabilidad en la vida, etc.

Cualquiera sea la razón, reanudar nuestra capacidad humana de sentir es el primer y paradójico paso para que ese mismo dolor deje de existir. El dolor suprimido no se resuelve el dolor . Es, a lo sumo, dolor redirigido: para usted, para otra persona o para la vida en general.

Este dolor que no se expresa lo suficiente en el pasado puede, en la edad adulta, ser «actualizado» de alguna manera por los eventos o desencadenantes que se enfrentan hoy en día.

A menudo decimos que el otro nos ha lastimado enormemente con lo que nos ha dicho, pero de hecho, ese discurso puede haber encontrado resonancia en el contenido existente.

Al permitir que fluya la sensación, nos reequilibramos, nos vaciamos de experiencias dolorosas y estamos listos para continuar.

Aceptar que somos susceptibles al dolor y al sufrimiento y que no existe una perfección legítima, autosuficiencia y omnipotencia en la condición humana, nos abre a la posibilidad de experimentar todo lo que sentimos cuando es necesario, haciendo mucho menos esfuerzo del que usaríamos si intentáramos ocultarlos. .

¿Qué hacer cuando te sientes herido? 

 

  • Reconoce tu dolor : asume lo que causó el sufrimiento , la decepción, el dolor. Es posible descubrir en este momento que el mayor dolor no está en el hecho en sí mismo, sino a menudo en lo que interpretamos sobre el hecho experimentado.
  • Tómese el tiempo para calmarse: cuando surgen nuestras emociones más intensas, nuestra capacidad de expresar y verbalizar se ve afectada.
  • Expresa tu dolor tan sinceramente como puedas: habla cómo te sientes acerca de lo que sucedió, simple y sinceramente.
  • No cree demasiadas expectativas de lo que la otra persona hará con él: no espere grandes actos de reparación. Muchas personas no están preparadas para la verdad y no sabrán qué hacer.
  • Sea claro sobre su objetivo: darle al otro la oportunidad de saber cómo se siente acerca de algo, para que no tenga que quedarse con lo que no lo hace sentir bien.
  • Disfruta de la acción liberadora de la verdad: no tener que lidiar con el dolor de pretender que no duele puede restaurarnos a una paz inimaginable.

Si tiene dificultades para manejar sus sentimientos y emociones, busque ayuda profesional. La vida presente es lo suficientemente desafiante sin las cargas emocionales del pasado.

Como Viktor Frankl dijo , «Somos hijos de nuestro pasado, pero también somos padres de nuestro futuro.»

Avatar

PsyAlive, la plataforma de asesoramiento psicológico en línea más grande de América Latina ¡Te permitirá contar con terapia psicológica donde quieras, por medio de nuestra plataforma on line a un costo mucho más democrático.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar