Desarrollo personalEstilo de vidaPsicología DeportivaSalud Mundial

Actividad física y salud mental

Estabilidad psicológica y el bienestar mental

Han sido desde los últimos años, y más desde la época de pandemia, una preocupación de las entidades estatales, médicas y académicas, que han repercutido en el aumento del interés por la salud mental en la población en general y a lo que antes se tenía mitos, tabús y miedo, ahora es una preocupación para tener la necesidad de informarse, psicoeducarse y además de eso recurrir a atención psicológica profesional para fijarse en las incomodidades que puede tener.

Dentro de la emocionalidad de la cotidianidad se encuentran variedad de factores que pueden afectar la salud mental y los aspectos del ser humano que lo dejan interactuar con el mundo y al mundo con él, también implican poner el aspecto psicológico en cierto riesgo que muchas veces no es controlable y tiende a hacer más daño del que se logra evidenciar; es por eso que a medida del tiempo se han encontrado formas de lograr buscar una estabilidad emocional, muchas de esas formas han sido empíricas para gran parte de la población, pues, recurriendo a la individualización del ser, cada persona logra llegar a una sensación de satisfacción o estabilidad emocional de alguna manera que con el paso de los años ha sido de las herramientas utilizadas por los profesionales de la salud mental para ayudar a otros pacientes a encontrar el bienestar mental.

Una de esas maneras de buscar estabilidad emocional y/o mental  ha sido la actividad física, el ejercicio y el deporte, las cuales tienen marcadas diferencias a pesar de relacionarse directamente; estas formas o herramientas han hecho profundizar en el aspecto mental o psicológico buscando la mejora y la variedad de posibilidades para evitar riesgos y en algunos casos tomarlos como base para poder aliviar síntomas psicológicos. Ya lo confirma así Rosa, S. (2013) plantea un acercamiento entre la actividad física y la salud mental  “[…] que la práctica de la actividad física comporta numerosos beneficios, entre los que se encuentran la reducción del riesgo de padecer diversas enfermedades y la mejora de la salud mental”.  

La relación entre la psicología y la actividad física, puede enmarcarse como lo hace Gaviria, Quiceno, Vinaccia, Martínez & Otalvaro (2009) citando a Eller, Corless, Bunch, Kemppainen, Holzemer, Nokes, et al., (2005) en donde relaciona principalmente el autocuidado como característica psicológica y como una estrategia de acercamiento se utiliza la actividad física, haciendo la conexión entre la disciplina psicológica y la ciencia de la actividad física y el deporte “111 estrategias de autocuidado fueron divididas en seis categorías: prácticas de terapias alternativas y complementarias, uso de técnicas de distracción, uso de antidepresivos, realización de actividad física y evitación y negación emocional”, en la investigación confirman la relación de aspectos psicológicos y la actividad física, además de la relación que tiene principalmente con el autocuidado, lo que no solo da indicio del beneficio físico o visible de la actividad física sino las estrategias que se resaltan en uno de los principales aspectos psicológicos como lo es el autocuidado.  

Lo importante, para no olvidar.

Es relevante resaltar que al paso de los tiempos la salud mental y el bienestar psicológico han hecho que las personas tiendan a tener una relación más consiente con su psique y la estabilidad emocional, algo que no es de ciertas personas y que en la constante de relación e interacción con el mundo, cada persona ha ido dándole cierto valor, no quiere decir que esté totalmente superado este yugo para la salud mental, pero es difícil no reconocer los avances que se han tenido, pues muchas de las formas de buscar estabilidad emocional siguen estando arraigadas a creencias  que no siempre logran vincular todos los aspectos del individuo, por lo cual siempre será aconsejable la búsqueda de la profesionalidad psicológica para intentar satisfacer las necesidades que surgen en el día a día que agobian y afectan el mismo diario vivir. 

No es una novedad que la actividad física y la salud mental están relacionados directamente, el desarrollo de actividades que fomenten la actividad física, el movimiento y la dispersión de la cotidianidad, son estrategias que pueden ser utilizados terapéuticamente, pues los recordados beneficios que otorga en la gran cantidad de aspectos del individuo hacen que sea un generador de posibilidades y beneficios, para el paciente, para el terapeuta y para el desarrollo del proceso terapéutico que se está realizando; claramente un acompañamiento en dichas actividades mostrará un sinnúmero de posibilidades que el terapeuta puede hallar como herramientas para su trabajo como profesional y para incluir en cuanto lo considere necesario.

Acompaña tus decisiones, cambios, y propuestas en tu vida, recuerda que no hay como hacer las cosas juntos, puedes consultar nuestra lista de especialistas aquí. 

Nuestra familia

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo