FamiliaSalud mental

Deterioro cognitivo grave en adultos mayores: significados y consejos

Pon en la radio un bolero...

psicólogos online

El deterioro cognitivo grave, es el grado máximo de la progresión del olvido sin retorno. El comienzo es  paulatino y silencioso. Sus síntomas al principio son leves.

Simples olvidos, repetición de conceptos recién emitidos. Con el tiempo, es para los familiares del afectado, o afectada, un golpe duro.

De a poco la razón y la lógica de las palabras, van dando lugar a sensaciones y recuerdos desordenados, a confusiones de nombres, de días , y de hechos.

Sentimientos reflejados en la mirada

Sabemos que en algún nuevo domicilio cerebral habitamos los hijos, hijas, los hermanos y hermanas; al momento de abrazarlos que una luz se enciende en el trémulo cuerpito y sentimos la leve calidez de los años amados, y entendemos que es allí en donde debemos estar. Porque la memoria es también el olvido.

Debemos quedarnos un ratito más. Estirar la cuchara hacia su boca, y escuchar un susurro imaginario, una vieja canción.

Poner en la radio esa  canción antigua y favorita. Tararearla suavemente. Desde ese lugar podríamos tal vez  conectar con las emociones.

Integridad Vs Desesperación

Según Erik Erikson, los seres humanos pasamos por ocho etapas de desarrollo y madurez psicosocial. El adulto mayor es la última etapa obviamente, y posee esta etapa dos características definidas mediante sus polos opuestos: Integridad vs Desesperación.

En el deterioro cognitivo avanzado, estos conceptos están en manos de los familiares. La dignidad e integridad del adulto mayor, ya no está en su decisión.

Su desesperación es silenciosa, o al menos incomprensible para nosotros. La persona adulta mayor con deterioro cognitivo grave no reconoce su entorno. Nosotros, aunque lúcidos, tampoco podemos comprender mediante nuestra razón y conocimiento lo que sucede en su mente.

Por lo tanto la calidad de la relación que establezcamos depende básicamente del cuidado, del amor y el afecto entregado. No hay más razón que las palabras y los abrazos. Pues el aspecto ocupacional desapareció.

No hay autovalencia

También desaparecieron aspectos conceptuales, discriminatorios y definitorios de nombres, lugares y situaciones. Solo queda esa luz de vida que se abriga de gratitud ante el abrazo cálido de un familiar cercano, que también siente, dolor, siente frío, y puede experimentar también sentimientos y emociones que no sabemos leer.

Es difícil,para el familiar que debe cuidar o visitar a un adulto mayor con deterioro cognitivo, aceptar que esa persona vital, lúcida, inquieta habita en el recuerdo, pero se empequeñece en un sillón o en una cama. A su vez los raptos anímicos de agresividad, pasividad, llanto por recuerdos confusos, y nombres cambiados puede llevar al familiar al borde de la desesperación.

psicologa online atendiendo por fonasa

Por lo tanto, la primera cosa que debemos hacer es aceptar. Asumir que esa persona es la misma, pero no en la dimensión que la conocimos. Debemos reaprender a interpretarla y, de la misma forma, aprender la tarea de la comprensión. Comprender los momentos y palabras inconexas como partes sueltas de una vida, un todo desintegrado en recuerdos.

Una etapa de comprensión para todos

Debemos entender que esa persona no nos está hablando a nosotros, le esta hablando a su vida pasada. Desde ahí podemos conectar con la empatía, la compasión y, por supuesto, el amor.

Una persona con deterioro cognitivo siente y se emociona, y sabe que el familiar que está a su lado tiene un significado. Que ese significado sea de amor, y no de cansancio, grito o reproche depende de la sabiduría interior que podamos desarrollar. Y es algo simple: Debemos recurrir a lo mejor de nosotros. Descubrir eso, nos hará bien sin duda.

La mayoría de las y los adultos mayores con deterioro cognitivo (demencia senil o mal de alzheimer) reposan en residencias especializadas con personal calificado, pues necesitan 24 horas continuas de atención. Su fisiología y su propia condición mental así lo requieren. Por lo tanto otra cosa que debemos hacer es decidir.

El dolor se asoma detrás de la decisión

Puede aparecer la culpa, y la duda…¿Qué es lo mejor?

¿Tener a mamá, a papá o al abuelo en casa o que esté al cuidado profesional en una residencia?

Es una gran encrucijada, un importante nudo de vida a desatar. En esa decisión, cuando sobreviene la culpa, sobrevienen las dudas y las presiones sociales . Todo ello está asociado a nuestra propia visión del bienestar.

Cnsecuentemente con ello, debemos decidir, pero no hay culpa y se atenúa la duda cuando se escoge al amor como la mejor guía.  Cualquiera sea la decisión, si está basada en el mayor sentimiento, será buena sin duda.

Evidentemente hay un tema siempre de fondo: el factor económico. Afrontar la situación desde lo financiero suele ser complejo, aún cuando la decisión sea clara. Por lo que hay que evaluar en ese momento como podemos resolver el tema. Y para eso debemos pedir ayuda.

Lo ideal es una integración familiar que acuda en beneficio de la causa. Pero si eso no existe, debemos solicitar ayuda. ¿Podemos recurrir a instituciones que puedan asesorarnos? ¿Existen psicólogos y asistentes sociales que acudan a un llamado por asistencia?

En Chile existe el Senama , que vela por los derechos fundamentales del adulto mayor en cualquier circunstancia. En dicha institución existe profusa información y asesoría que puede ser de gran utilidad para quienes deben hacerse cargo de una persona con deterioro cognitivo.

Pero en definitiva, ante el deterioro cognitivo grave debemos: aceptar, comprender, decidir y actuar, pero, por sobre todas las cosas, abrazar.

Como psicoterapeuta, trabajo mediante enfoques tradicionales, pero además en forma opcional para quienes me consultan, puedo utilizar la música como apoyo terapéutico. Me especializo en adultos jóvenes y adultos. Parto desde un enfoque humanista existencial donde la empatía y el diálogo horizontal y dinámico son el eje principal de las sesiones. Pero creo que todos los enfoques deben ser considerados. Estos (psicoanálisis, cognitivo conductual, sistémico) son nuestras herramientas de conocimiento como psicólogos, pero antes de ello y más importante, está el hecho de entender que cada persona que tenemos enfrente es un ser único e irrepetible. Con las personas que han acudido a mi, hemos tenido importantes avances en corto tiempo. Desde esa forma de entender un proceso psicoterapéutico podemos trabajar: Angustia, Depresión, Estrés, manejo de Habilidades Parentales, Duelos por pérdida de un ser querido, por una ruptura de pareja, y Problemáticas profesionales y vocacionales. Soy psicólogo, pero también alguien que ha vivido muchas cosas. Y desde esa mirada integral te puedo aportar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar