Pviva Academy | Entrar – Cadastrar

EL EGO ¿ÚTIL O FRAUDE?

Si bien no podemos ver el oxígeno a simple vista, no nos cabe duda de que existe, debido al efecto o consecuencia de mantenernos vivos. De igual manera, aunque no podemos ver la psique humana como una estructura dentro de nuestro cerebro, la hemos estudiado por décadas. Lo mismo pudiéramos decir acerca del ego, un término criticado por algunos, pero útil para otros.  

El objetivo de este artículo es exponer algunas ideas relacionadas con el ego que he observado en mi trabajo de psicoterapia individual y grupal por más de 12 años. Al final, cada lector puede tomar su propia conclusión acerca del ego y su influencia en nuestras vidas. 

UNA SIMPLE DEFINICIÓN DEL EGO 

Con el ánimo de hacerlo simple, defino al ego, subjetivamente hablando, como la estructura y función de auto-conservación donde habitan los defectos humanos. A partir de esta definición nos damos cuenta que el ego es una moneda de dos caras. Por un lado, tiene la función positiva de proteger nuestra vida, dignidad, bienestar, intereses e integridad. Por otro lado, tiene un componente negativo en cuanto despliega la fuerte tendencia de buscar nuestro bienestar por encima de todo lo demás e incluso, con la posibilidad de dañar el bienestar de los demás.  

EGO Vs CONCIENCIA 

Cualitativamente hablando, la fuerza opuesta al ego es nuestra conciencia. Nuestro ego sólo piensa en nosotros mismos y nos ancla al pasado o ambiciona un futuro poco probable. Nuestra conciencia es nuestra atención en el aquí y ahora, la cual nos posibilita disfrutar del momento presente y considerar el equilibrio entre nuestro bienestar y el de los demás. 

En este sentido, no podemos simplemente decir que el ego es bueno o malo, no debemos satanizarlo como algunas personas o psicólogos lo hacen. Pero tampoco debemos sobrevalorarlo como lo hacen algunas corrientes psicológicas. Ya que, al fortalecer la estructura del ego, aunque aparentemente podemos mostrarnos más autónomos y autosuficientes, la experiencia ha demostrado que también podemos volvernos más rígidos, inflexibles y, por lo tanto, más amargados e infelices. 

SACAR LO MEJOR Y DESECHA LO PEOR  

El ego es simplemente una parte de nuestro psiquismo que, si comprendemos su naturaleza y los sabemos canalizar, puede defendernos de personas y situaciones peligrosas. También puede ayudarnos a poner límites sanos y madurar como personas. En caso contrario, si no nos tomamos el tiempo de comprenderlo y canalizarlo de la mejor manera, puede convertirse en aliado de nuestro saboteador interno, convirtiéndonos en personas conflictivas y miserables.  

El primer paso para encontrar un equilibrio entre egoísmo y altruismo, es poner el ego en función de la conciencia y no al revés. Porque si no iluminamos el lado oscuro del ego con la luz de la conciencia, puede convertirse en una sombra que nos persigue y sabotea en todo lo que emprendamos.   

En conclusión, en aquellos procesos de psicoterapia donde el paciente presenta algún conflicto de índole intrapersonal (yo con yo) o interpersonal (yo con tú), normalmente nos enfocamos en entrenar el “músculo” de la Inteligencia Emocional. Esto implica ejercitar y fortalecer su voluntad, su disciplina, el control de impulsos y la ampliación sistemática de su conciencia en dirección a su salud mental y su realización integral. 


Rubén Echavarría

Apasionado por el desarrollo humano y la transformación social. Ha trabajado por más de 12 años en diferentes proyectos públicos y privados, brindando atención psicoterapéutica, individual, familiar y grupal. Tiene una certificación en Coaching Organizacional, ha sido asesor psicopedagógico por más de 3 años brindando estrategias de aprendizaje y métodos de estudio a cientos de estudiantes, quieres saber más de mi clic aquí.

Deja tu comentario aquí

Suscríbete a nuestro boletín

Otras publicaciones que también te pueden gustar

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente al tanto del mejor contenido sobre bienestar, salud y calidad de vida

Salud mental, bienestar e innovación que necesita tu empleado

Através de nuestro programa de salud mental, las empresas reducen la pérdida de trabajo debido a demandas emocionales.