AnsiedadDepresión

El Mobbing como factor de riesgo ante el suicidio

Cada día las estrategias de persecución y hostigamiento son más frecuentes en el ámbito laboral. Las personas presentan conductas agresivas y abusivas, que repercuten el clima laboral, desarrollando un fenómeno denominado Mobbing o acoso Laboral.

En la misma medida que en los escolares se le ha dado el nombre de Bullying, el acoso laboral está adquiriendo protagonismo. Es por ello que dicho fenómeno se ha convertido en objeto de estudio en la Psicología como riesgo Psico-laboral. Así mismo, es un factor que pone en peligro la salud mental, provocando malestar significativo, que puede atentar contra la vida misma.

Hablemos de Mobbing

El fenómeno del Mobbing es una problemática poco reciente, y no excluye culturas, etnias o estatus social. Y es que, el acoso laboral se trata de cualquier conducta abusiva que atente contra la integridad psíquica y física del individuo. Incluso, el trabajador experimenta la sensación de que quieren hacerle “la vida imposible” en su empleo.

De esta manera, tal ha sido su implicación como riesgo psicosocial, que especialistas se han agudizado en sus investigaciones. Actualmente, las personas pueden hablar de esta problemática de manera más accesible y abierta, describiendo la jornada como “un martirio”. En la mayoría de los casos, los trabajadores se sienten cansados de lidiar con jefes que tienen un concepto erróneo sobre el liderazgo.

En consecuencia, los estados de irritabilidad, tristeza, aunado al agotamiento físico y mental, están relacionados a las demandas de trabajo, y su insatisfacción con la misma. Estos signos y síntomas son consecuencia del desequilibrio que empieza generarse en el empleado. Incluso, dolores estomacales, náuseas, migraña y problemas cutáneos son síntomas que ausentan al individuo en sus labores.

Causas del mobbing

Frecuentemente la causa común del mobbing son los celos, sentimiento que genera una cadena de emociones negativas que culminan en envidia y odio irracional. Ambos funcionan como detonantes en el hostigador, sobre todo cuando éste se ve sometido constantemente a la presión laboral y a las grades demandas asumidas por su cargo en el trabajo. Generalmente el acoso psicológico se produce con mucha más facilidad cuando el comportamiento de la víctima es diferente a la del grupo de trabajo en general, estos suelen ser personas sumisas o con un desempeño sobresaliente.

Conducta del acosador

El hostigador empieza por, oprimir a la víctima, negándole la potestad de expresarse, oprimiendo su voz y su libertad de expresión. En los días y meses sucesivos, el hostigador empieza a limitarle a su víctima todo contacto social, guiando a un grupo de personas a ignorarlo, procurando que no está ahí.

Lo priva de información laboral importante y lo aísla a través de actos y conductas humillantes, lo desprestigia en su entorno laboral, le juega bromas pesadas y se burla totalmente de él, como persona y como ser humano, se burla de su familia y de su físico.

Normalmente, cualquier otra persona haría caso omiso a la situación, sin embargo la victima por ser de carácter sumiso se deja llevar por la personalidad explosiva del acosador, y a medida que avanza el acoso se desencadena perspectiva de sentirse acorralado, albergando temor por perder su empleo

Signos y síntomas:

Los signos y síntomas se producen como consecuencia de un estado de tensión constante, estrés psicológico y sobre esfuerzo físico, producto de las demandas laborares ejercidas sobre él, por el acosador.

  • Pérdida de la concentración e irritabilidad
  • Pérdida del interés por los asuntos laborales
  • Migrañas y tensión muscular
  • Ansiedad
  • Pérdida del apetito
  • Abuso de alcohol y sustancias.
  • Aislamiento voluntario
  • Baja autoestima y falta de seguridad en sí mismo
  • Sentimientos de tristeza, depresión y pensamientos suicidas.

Ahora hablemos del suicidio

Primero, debemos saber que ante todo, existen diferencias entre el acto suicida consumado y las conductas e ideas que anteceden al acto de quitarse la vida. Entonces, hablamos de:

Ideación suicida: cuando florecen los pensamientos repentinos de exponerse ante agentes y situaciones que propicien su propia muerte. Es aquí, donde la persona planea las distintas formas de consumar el acto suicida.

Amenaza suicida: cuando se hacen presentes indicios de intento de suicidio, estos pueden ser verbales y/o no verbales, se tratan de amenazas o chantajes hacia los seres queridos y generalmente se da como manifestación del su sufrimiento propio.

Acto instrumental de suicidio: cuando se expresan conductas auto lesivas, pero que además existe evidencia clara de que la persona no tiene intención de quitarse la vida.

Agresión impulsiva: cuando la persona desarrolla una tendencia hostil o agresiva ante las frustraciones, lo cual incrementa las posibilidades de llevar a cabo el acto suicida y generar alternativas similares cuando atraviesa por situaciones problemáticas.
Suicidio consumado: cuando los intentos de suicidio tienen como resultado final, la muerte. Es decir, el individuo ha logrado quitarse la vida, tal como deseaba.

Consecuencias:

  • Conflictos dentro del hogar;
  • Abandono de sus vínculos sociales;
  • Aislamiento voluntario;
  • Inadaptación social;
  • Bajo rendimiento laboral;
  • Ausentismo por enfermedades inventadas;
  • Ganas de renunciar;
  • Despido del victimario;
  • Necesitar urgente de terapia psicológica.

Prevención:

No hay lineamientos predeterminados para encasillar a una persona dentro de un perfil que encaje como víctima, lo cierto es que, cualquiera puede acosado u hostigado. No hay un patrón de conductas, sin embargo sí que existen perronas propensas a ser víctimas, estas son: mujeres entre 35-45 años, personas sobresalientes en su trabajo, de buenos valores sociales, aquellos que son demás apreciados y reconocidos por los demás, personas discapacitadas y aquellas preocupadas por su imagen.

El mobbing no afecta de la misma a forma a todas las personas, pues todos tenemos personalidades diferentes y distintas formas de encarar los problemas. En cuanto a las recomendaciones, sería ideal la asesoría de los empleados sobre cómo prevenir el acoso, como corregirlo, cuales son las formas de agresión, como sancionar, con quien y como pedir ayuda.

Dentro del ámbito de la salud mental es imprescindible aportar un diagnostico certero, establecido por un profesional capacitado, que le permita al individuo acceder a una valoración clínica y a tratamiento de intervención oportuno.

Laura Oliveira

Abordaje Psicoterapéutico Cognitivo-Conductual y Gestáltico aplicado a Niños (as), adolescentes y adultos. Abordaje y orientación en Terapia de Parejas, orientación a padres, Abordaje terapéutico en Desarrollo y aprendizaje Infanto- Juvenil. Capacitación, Inducción- Coach en materia laboral-Capital Humano.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo