Estilo de vidaFamiliaPsicología generalSalud mental

Estereotipos de la sexualidad en la sociedad

Es momento de desmitificar la gravedad del hecho de no estar en pareja

psicólogos online

La Psicoterapia se puede utilizar como un modo para liberarnos de los estereotipos en la sexualidad y los vínculos sexo afectivos que nos angustian. 

Los estereotipos de la sociedad impuestos en lo relativo a la sexualidad;  el género y el amor nos dejan a veces dentro de laberintos difíciles de salir, con la sensación de no lograr encontrar una salida que permita poner en juego el propio deseo sin sentirse avasallado por las miradas de quienes nos rodean, y hasta de quienes nos aman.

La cuarentena nos ha dejado más expuestos a la mirada de nuestro círculo más cercano y, con ello, a agudizar una situación que ya estaba pasando que tiene que ver con el imperativo de la adaptación a las exigencias de lo que las normas socio culturales que se nos han indicado como adecuadas.

En muchos casos, la respuesta ante esta presión es la angustia como rechazo radical. Dicha angustia, si bien implica mucho padecimiento, nos marca que algo de esto no puede ceder, que debemos hacerle lugar y tomar el tiempo para escuchar las propias demandas.

Para lograr hacernos este tiempo y espacio para escucharnos, necesitamos que este sea un lugar cuidado y contenido sin juzgamientos ni exigencias lo cual constituye un espacio psicoterapéutico.

¿Cómo evitar sentirse juzgado por su sexualidad? 

Evitar la patologización en las orientaciones sexuales, en las identidades de género y en las modalidades sexo-afectivas, constituye algo de vital importancia para limitar las violencias que se sufren en nombre del bien social. 

psicologa online atendiendo por fonasa

Es importante desmitificar la gravedad que se suele adjudicar al hecho de no estar en pareja. Este mito que parece tan trivial empuja muchas veces a aceptar cualquier pareja con tal de tener una. 

La importancia de “no naturalizar” los estigmas impuestos por la sociedad 

En muchas ocasiones, se suele naturalizar y aceptar la violencia por motivos de género que socavan, e incluso, arrasando con la subjetividad de quien la padece.  

La idea es discutir con cierto paradigma que pretende que la sexualidad es natural, incluso asumiendo que la monogamia es natural, como si hubiera algo natural en lo humano. 

Es preciso permitirnos expresarnos con todos los dispositivos normativos de la sexualidad, desde la base de que no hay nada natural en la humanidad. 

La heteronorma funciona de manera vedada como si fuera algo dado e incuestionable y esa es justamente la lógica de las normas que mejor funcionan en la sociedad y que más padecimiento provocan porque pareciera que no se puede escapar de ellas. 

Y el problema surge cuando esta norma provoca padecimiento en quienes sienten que sus vidas no se amoldan a ellas.

La tarea analítica consiste en cuestionar los discursos coagulados y de cierta repetición de lugares comunes a los cuales quedamos atados con cierta facilidad para evitar que nuestras vidas que estarán siempre condicionadas por nuestro entorno no sean tan sólo producto de los condicionantes, sino que podamos encontrar las brechas por donde dar lugar al deseo en medio de estos. 

Psicóloga de adultos y adolescentes. Trabajo específico en duelos, abandonos, crisis vitales, efectos traumáticos y violencia de género. Trabajar desde lo profesional en un clima cálido y donde la ternura acompañe el proceso permite que el consultante pueda vislumbrar nuevas posibilidades subjetivas para poder vivir más acorde al deseo y menos atormentado por miedos y presiones naturalizadas por la historia de vida.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar