Desarrollo personal

Fluyendo hacia la Felicidad

Todos tenemos un pasatiempo, un interés o una actividad que disfrutamos intensamente. Más de una vez hemos experimentado una experiencia que nos lleva a “FLUIR”, término estudiado por Mihaly Csikszentmihalyi.

Generalmente implica honrar lo simple: jardinear, pintar, amasar, escribir, bailar, cocinar, patinar, maestrear, nadar, construir, tejer, tocar un instrumento, cantar, estar en contacto con la naturaleza, etc.…

Otras veces, resultan ser intereses más sofisticados relacionados a las expresiones del arte y la cultura. O quizás, del mundo espiritual: practicar yoga, rezar, meditar, astrología, etc. Sea cual sea, eso da igual. ¡Todos son bienvenidos!

Depende de cada persona y ¡en gustos no hay nada escrito! 

¿Cuáles son los beneficios de “fluir”?

Cuando hacemos algo que nos apasiona, suceden varias cosas. En primer lugar, al estar inmersos en esa acción, el tiempo se detiene.

Son momentos de total involucramiento, en los cuales sentimos que literalmente “el tiempo se pasa volando”. Entramos en otra dimensión, que es atemporal. Nos permite enfocar toda nuestra atención en esa experiencia, abstraernos del pasado y del futuro, disfrutando simplemente de las sensaciones del momento. Lo que en otras palabras sería habitar el presente.

Es como si nuestra mente se pusiera en modo avión y despegara hacia un lugar diferente, donde se funde con el cuerpo, los sentidos y las emociones placenteras.

De esta manera, generamos un resultado muy gratificante para nuestra salud física y mental: aumentamos el estado de conciencia, cargando nuestro organismo de energía y nutrientes para el alma, entre los cuales, podemos encontrar: autoconocimiento, gratitud, amor por nuestro ser y lo que nos rodea; y ¡por qué no! hasta un sentido por el cual vivir.

En segundo lugar, al momento de fluir, conectamos con nuestros sentidos y la creatividad, aspecto que se estimula bastante en la niñez pero que, lamentablemente, se va perdiendo a lo largo de la vida. La creatividad se alimenta, sólo tienes que buscarla y dejar que aparezca.

Actividades que te apasionan

El realizar algo que nos apasiona, por medio de la exploración de los sentidos, conectando con la información que nos entregan, provoca sensaciones corporales placenteras y gatilla emociones como la alegría, tranquilidad, optimismo y satisfacción, llevándonos a secretar automáticamente las llamadas “hormonas de la felicidad”.

¿Podemos encontrar la anhelada felicidad con el sólo hecho de fluir?

Sin duda que sí, sobretodo si entendemos la felicidad como un proceso más que un resultado. La felicidad se hará presente en momentos donde conectemos con nosotros y con lo que nos rodea.

Podemos ser felices mediante actitudes y acciones simples, lo difícil es lograr ser conscientes de esto y gestionar nuestro tiempo y prioridades. Dejar de buscar donde no hay y emprende, de una vez por todas, la búsqueda hacia adentro.

Fluir en algo que nos apasiona, no es más que cultivar el amor propio y encontrar la armonía de la tríada: mente-cuerpo-emociones.

Es “estar” con nosotros(as) mismos(as), disfrutándonos, dejando de lado las preocupaciones para entregarnos al momento y abrirnos a recibir.

psicologia online

No digo que no tendrás días en que te quieras dar por vencido (a) o te sientas invadido (a) por emociones desalentadoras, que obviamente, te impedirán fluir.

Es parte de estar vivos, piensa en el yin y el yan, la noche y el día, eros y tánatos, contracción y expansión...todo se compone de fuerzas opuestas y ciclos.

¿Cuál es la clave para mantener la felicidad?

Ser conscientes de que nada es permanente, mucho menos nuestras emociones. Sin duda, el conocerte profundamente ayudará a aceptar quien eres y así aprender a manejar los momentos de desregulación.

Háblate con compasión, amor y respeto, comprende tus ciclos e identifica qué sientes cuando estás en cada uno de ellos.

¡Respira y luego vuelve lentamente al centro, quizás mañana sea momento de fluir!

 

Marcela Jimenez

Psicóloga clínica. Tengo una trayectoria de 14 años atendiendo niños (as), adolescentes y adultos con diferentes realidades, problemas y sintomatologías. Siento una gran vocación y compromiso por mis pacientes, pienso que la clave es retribuir la confianza desde mi intención de ayudar, conocimientos y habilidades terapéuticas. ¡Mi objetivo es que salgas adelante!

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar