DepresiónEstilo de vidaMundoPsicología generalSalud mentalSalud Mundial

Hablar sobre suicidio sin prejuicios

¿Por que no se habla de suicidio abiertamente?

Cuando se menciona este tema se generan muchas dudas. Hablar sobre suicidio sigue siendo tabú y la situación aún crea prejuicios. Aunque pareciera que en el mundo moderno y globalizado sería suficiente con crear campañas que hagan conciencia social, no logran el efecto esperado. Estas campañas no siempre llegan a la raíz del tema, y hacen que el suicidio se vea como algo ajeno a nosotros.

Cuando una persona expresa abiertamente sus intenciones, no debe tomarse como una amenaza o una forma de llamar la atención. Por el contrario, es una gran oportunidad para escuchar esta solicitud de ayuda que podría prevenir la muerte de un ser querido.

El suicidio puede prevenirse

Existen ciertas características a las que podemos poner atención ya que generan alarma sobre la ideación suicida:

  • Antecedentes familiares de suicidio, ya que queda catalogado dentro de lo aprendido como si fuera incluso algo contagioso.
  • Cuando la persona vivió la muerte de un familiar padre, madre, hermanos.
  • Circunstancias familiares que no propician estabilidad emocional.
  • Problemas entre los padres, poca comunicación, pérdidas económicas.
  • Violencia y abuso.
  • Aislamiento prolongado.
  • Rompimiento de una relación sentimental.

Algunas de estas situaciones pueden llevar a la pérdida de confianza y baja autoestima, que luego puede manifestarse con depresión.

Por otro lado, están las enfermedades mentales relacionadas con el suicidio como adicciones, depresión mayor, trastorno bipolar o de personalidad, trastornos alimenticios y esquizofrenia.

Suicidio y sociedad

Como se observa entonces, el ser humano es un ser social que contribuye de forma positiva y negativa a la sociedad. De la misma forma la sociedad influye en el humano. Las personas necesitan de ella para lograr su propio desarrollo, cubrir sus necesidades y satisfacerse a sí mismo. La cultura, religión y entorno tienen un rol importante en la tasa de suicidio, por la influencia generada al recibir y emitir información de quien interactúa.

Dicho esto, es importante atender las señales en tu entorno próximo: familia, hijos, pareja, padres, amigos y el contexto social. Para esto, valdría la pena preguntarse si alguna de estas personas encaja en algunas de las características antes mencionadas. Recuerda que el hecho de detectar alguna de estas no quiere decir que se trate de una tendencia al suicidio. Este ejercicio puede permitir que se hable del tema, ya que lo que no se pronuncia difícilmente genera conciencia.

Cómo reconocer a una persona que necesita ayuda

Si en alguna de estas situaciones te han pedido ayuda, o tú mismo(a) te identificas con ello, te propongo hacerte la siguiente pregunta:

 ¿Cómo te has sentido ante una situación de aislamiento o desesperanza?

Las respuestas a esta pregunta tienen como intención crear un panorama que te entregue claridad. El deseo de cambio y la búsqueda de ayuda pueden hacer la diferencia.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo