Estilo de vidaPsicología generalSalud Mundial

Hablemos de envejecimiento: ¿La edad está en la mente?

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la vejez?

A diferencia de un par de décadas atrás, hoy en día ya existe lo que se denomina una “cuarta edad”, la evolución de la medicina y los conocimientos a nivel científico han logrado que esto pueda suceder.

En cada etapa hay diferentes mitos

Hoy una persona de 70 años puede estar lúcida mentalmente y con muchos deseos de seguir trabajando o de empezar una nueva actividad. Si su salud mental está en condiciones y se mantiene una alimentación sana y actividad física su efecto será más saludable.

Pensar en nuevas alternativas, y posibilidades de vida, para las personas adultas tanto de trabajo como de esparcimiento permitirá que esto se vea de manera diferente, y se normalice.

La vejez”, desde donde se la mire va a tener diferentes interpretaciones. Hay gente que con casi 80 y 90 años que se han mantenido activos tanto física como mentalmente. Ellos pueden transitar su vida con la misma fuerza psíquica que cuando eran más jóvenes.

Apectos importantes

La sexualidad va variando con el ciclo vital, es normal que en algunos casos hayan impedimentos tanto de movilidad o de dolores en alguna parte del cuerpo, indicando esto que su reloj biológico está en un punto más alto de la etapa que está cursando.

Si mentalmente uno está bien y lucido, será un placer conversar con ellos porque tienen el plus de la sabiduría y experiencia de vida.

Si la persona mayor se encuentra en pareja, desde luego su sexualidad no será la misma que años anteriores. Con los años, el acto sexual se va a transformando en amorosidad, ternura y compañerismo, eso también es sexualidad.

La fantasía y los pensamientos no se les puede prohibir

Los paradigmas han cambiado. Ya no se trata de una mentalidad cerrada acerca de los cánones de belleza, cuerpos carentes de atractivo y, por supuesto, si se los cataloga como el “fin de la sexualidad”.

Existen factores psicológicos, sociológicos y culturales que están en juego, interactuando permanentemente. Muchas veces la palabra vejez está ligada a la degradación de la persona, otras tantas se los considera como un estorbo.

El respeto hacia las personas de la tercera edad también tendrá que ver con la cultura de cada país, y el núcleo familiar de donde provengan. La falta de proyectos y deseos, la no inclusión y la soledad son factores que aceleran el envejecimiento de nuestros mayores.

En las diferentes áreas de la vida, tanto social como psicológica y biológica, envejecer es inevitable, pero no es igual en todas las personas. La salud, lo cultural y la actitud frente a la vida juegan mucho en cómo se asume el paso del tiempo.

En resumen, podemos decir que el envejecimiento es algo inherente al ser humano e imposible detener. Algo absolutamente natural, todo depende de cómo se transite con qué actitud se enfrenta este proceso.

Recordemos que:

Por más cirugías que uno se haga solo se puede conservar algunas veces artificialmente “la cáscara de afuera”, jamás la del alma y la de la dignidad con la que atravesamos el paso del tiempo.

Envejecer implica aceptar, enfrentar este camino que comenzó con nuestro nacimiento. Ser más sabios y entender que también es parte de la vida.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo