AnsiedadDepresiónSalud mental

Impotencia sexual, ¿la mente nos juega en contra?

Cuidar de nuestra salud mental para gozar del acto sexual.

La pornografía suele plantearnos un guión de lo que tiene que ser y hacer un hombre en la cama, le impone, de cierta forma, ser obligatoriamente un satifactor para una mujer y viceversa. Al mismo tiempo se muestran infinitas caras femeninas consiguiendo placer al ver “un pene muy grande”. 

Muchas personas sufren de impotencia sexual psicológica y, dependiendo de la edad, consiguen callar, en lugar de pedir ayuda. ¿Te suena familiar? ¡Continúa leyendo y entérate todo lo que debes de saber si te encuentras en esta situación! 

¿Qué es la impotencia sexual psicológica? 

Se entiende que una persona físicamente estable debería gozar de una buena salud sexual si así lo desea, pero la dificultad de disfrutar del acto, llegar a una erección o terminar precozmente se traduce a una posible disfunción eréctil o una impotencia sexual psicológica. 

¡A cualquiera le podría pasar! Es normal que el cansancio o el estrés de la rutina afecte al acto sexual, pero cuando la situación se vuelve tan repetitiva, entonces se deben de tomar en cuenta las señales de alerta. 

Existe miedo a fallar o a no cumplir con una estructura física estándar y esto se introduce de alguna forma inconsciente en el cerebro, indiferentemente si se trata de una pareja estable o un encuentro esporádico. 

El hombre se siente invencible al saber que su miembro alcanza el tamaño deseado y, desde luego, esto aumenta su autoestima, pero, evidentemente cuando existe una decepción, disminuye su sentido de amor propio. 

Una especie de intromisión se hace de forma social 

El hombre necesita cumplir con diversos estándares y exigencias del deseo femenino. Sin embargo, la ansiedad o angustia coarta el acto sexual. La necesidad imperiosa de cumplir, trae como consecuencia la falta de respuesta del cuerpo.  La mente es maravillosa y es increíble el poder que tiene sobre nosotros. Cada pensamiento se transforma en energía. El cerebro utiliza el 25 % de la glucosa en el cuerpo y el trabajo con la impotencia sexual se realiza desde ahí. 

Impotencia sexual ligada con la alimentación y las emociones 

Existen muchos tipos de duelo y la impotencia sexual se puede generar a causa de uno de ellos. La muerte de un ser querido, la migración, un despido injustificado o una ruptura sentimental puede afectar tu intimidad; al igual que la falta de sueño y el trabajo excesivo. 

Nuestro cerebro está conectado con cada parte de nuestro organismo y la mala alimentación afecta tanto nuestro órgano más grande como a nuestro sistema intangible, las emociones. ¡Cuida de tu alimentación y verás cómo mejorará tu salud sexual!

¿Cuándo pedir ayuda psicológica?

La comorbilidad aparece en la mayoría de los casos, pues la persona con impotencia puede que a futuro no solo tenga una limitación sexual y sea propenso a desarrollar cuadros de ansiedad, sino que a raíz de dicha situación se podría generar una depresión. 

Esta persona se frustra y se deprime, siente que jamás logrará conseguir una satisfacción o lograr tener un buen encuentro íntimo; deja de lado su relación para no frustrarse y evita el acto sexual a toda costa. 

Existe una diferencia etaria. La gente joven se siente predispuesta a hablar del problema, mientras que los de los que tienen más de 40 sienten la necesidad de solicitar la ayuda de un profesional, pero, esto ocurre cuando se ha dejado avanzar el problema. ¡En cuanto antes se pueda acudir a la consulta será mucho mejor! 

Cuando a la impotencia sexual se le agrega alguna limitación física, muchas mujeres acuden a terapia para lidiar con la situación. Se trata de una frustración que existe en la pareja y se resuelve de manera individual, aunque claramente es todo un desafío, pues el episodio viene dado por el hecho de que existen sentimientos de culpa o vergüenza. 

Te invitamos a mirar toda la entrevista sobre “Impotencia sexual” en nuestro canal de Youtube haciendo clic aquí.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo