Carrera

La importancia de la salud mental en el entorno empresarial

Salud mental en el trabajo

Nunca se ha hablado más de salud mental que ahora. Escuchamos salud mental en cuarentena, salud mental en tiempos de pandemia, salud mental en empresas, salud mental aquí y allá.

Después de todo, ¿cuál es su importancia en el entorno laboral y qué impacto puede tener en los resultados de la empresa?

La salud mental es definida por la OMS como “un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y puede contribuir a su comunidad ”.

En otras palabras: es el equilibrio del estado psicológico, cognitivo y emocional. De esta forma, la persona puede tener la capacidad de manejar diversas situaciones, ya sean positivas o negativas, con control emocional y conductual sin hacerse daño a sí misma y a los demás.

Según la OMS, en promedio, el 86% de los Latinoamericanos padece algún trastorno mental, como ansiedad, depresión y estrés.

Un entorno profesional negativo o tóxico puede generar varios problemas y estrés cognitivo para el empleado.

No es raro encontrar personas cuya salud mental se vea afectada por el trabajo. Entorno de trabajo disperso, con personas no comprometidas, con competitividad por encima de lo normal, deja a los empleados con un alto nivel de ansiedad, estrés y, por tanto, pierden su productividad y concentración, lo que puede derivar en depresión.

El impacto de la salud mental en la calidad del trabajo

Según la OMS, con base en Rais y Dieese, las principales causas de absentismo laboral en Latam son:

Depresión (el 59% de las personas se encuentran en un estado de depresión máxima);

Trastorno de ansiedad (el 63% de las personas tiene algún problema de ansiedad);

Estrés (el 37% de las personas están extremadamente estresadas);

Burnout (el 44% dice sufrir de agotamiento mental).

El impacto de la Salud Mental en los costos comerciales

El impacto en las empresas es alto y esto se debe a que el empleado deprimido tiende a estar más ausente, carga más los planes de salud y tiene peores relaciones interpersonales, reduciendo la productividad.

La alta tasa de absentismo genera inmensos costos para las organizaciones, ya sea en la reposición de la actividad, en el cuidado del empleado, como medicamentos y exámenes, o en el regreso de estos individuos al trabajo, que debe ser saludable, seguro y gradual.

Dependiendo del tipo de función y el tiempo de ausencia, el empleado removido deberá ser reemplazado, para no comprometer actividades y entrega, generando costos, desde el proceso de selección hasta los gastos de recesión del contrato temporal.

Además, la empresa es vulnerable a reclamos laborales. Todo por un ambiente con rutinas estresantes, relaciones interpersonales por conveniencia, liderazgo tóxico, autocrático o desprevenido, acoso psicológico y moral, altas horas de trabajo, falta de incentivos organizacionales, amenaza de desempleo, entre otros.

Un equipo insatisfecho, que mantiene una carga negativa durante mucho tiempo, tiende a dispersarse y desconectarse.

A menudo, los gerentes son incapaces de identificar a las personas con dificultades emocionales en su equipo, atacándolos cada vez más por “encontrar” que el empleado está “solo” desmotivado.

¿Cuál es la diferencia entre desmotivación y depresión?

La desmotivación, además de tristeza, está ligada a factores externos como: lugar de trabajo inadecuado, falta de reconocimiento profesional, demanda de trabajo mayor a la estipulada, jornada laboral inflexible, directivos autoritarios, comunicación ineficiente, entre otros.

Estos factores generan fatiga física y mental, además de hacer que los empleados pierdan sus expectativas y propósitos profesionales.

La depresión, por otro lado, no es simplemente estar triste. La depresión se acompaña de otros síntomas como:

Melancolía,

Irritabilidad,

Cambios en el comportamiento y el estado de ánimo.

Pesimismo,

Cambios significativos en la dieta (pérdida de apetito),

Pérdida de entusiasmo o interés,

Dificultad para mantener la concentración.

Sentimiento profundo de culpa

Sensación de rechazo por parte de la gente de su comunidad,

Llanto repentino

Entre otros.

La importancia de un programa de Salud Mental en la empresa

Un programa de Salud Mental en la empresa sirve para orientar a los empleados y ayudarlos a afrontar la gran presión del trabajo, disociando las relaciones personales. Ayuda a reducir la incidencia de enfermedades y, en consecuencia, mejora la relación, hace que el equipo trabaje de forma más integrada e involucra a los profesionales.

Hablar abiertamente sobre salud mental no solo es importante para los empleados, ¡sino también para la empresa!

Un empleado feliz y mentalmente sano tiene más probabilidades de prosperar en su vida personal y en el trabajo, desempeñando sus funciones con calidad y una excelente relación con el equipo.

Recomendaciones  para mejorar la Salud Mental de los empleados:

1 – Seguimiento psicológico

El psicólogo es responsable de evaluar el comportamiento humano y puede identificar posibles trastornos mentales que necesitarán un tratamiento especializado.

Este profesional puede trabajar online, o incluso de forma interna en la empresa, estando disponible para escuchar y recibir al empleado que esté experimentando alguna dificultad.

El servicio debe cubrir todos los niveles jerárquicos. Realizar grupos de trabajo, pudiendo trabajar en conjunto con RRHH y también con el área legal.

2 – Capacitación de gerentes

Capacitaciones que preparan al Gerente para saber escuchar y lidiar con su equipo, además de identificar y cambiar situaciones en su desempeño que puedan estar generando algún tipo de estrés y ansiedad.

Esta formación también puede difundir buenas prácticas de liderazgo, en el sentido de que las relaciones entre las personas siempre se basan en el respeto y la profesionalidad.

3 – Campañas internas

La empresa puede realizar campañas internas con el objetivo de promover la conciencia colectiva sobre los trastornos psicológicos y la importancia de adoptar prácticas que ayuden a la buena salud mental. Acciones como conferencias, webinar, debates y actividades lúdicas.

4 – Momentos de relajación

Cree grupos dentro de los equipos a través de aplicaciones de yoga, meditación o cualquier cosa con la que los colaboradores puedan identificarse mejor.

5 – Ejercicio de práctica

La práctica de ejercicio físico contribuye al alivio del estrés y la ansiedad. Principalmente actividades que trabajan la respiración y el equilibrio entre cuerpo y mente. Por lo tanto, la empresa debe crear incentivos para que sus empleados hagan ejercicio con regularidad. Hacer asociaciones de descuentos con gimnasios es una gran opción en este sentido.

No debemos olvidar que las personas son el “alma de la empresa”. Una empresa es un organismo vivo, se compone de personas, y sin ellas no hay cultura, no hay relaciones, no hay comunicación, no hay interacción, no hay propósito.

La importancia de cuidar a cada empleado es dar continuidad al negocio, dar vida a los proyectos, dar alma a las creaciones.

Una organización saludable disminuirá su rotación, tendrá un bajo absentismo, tendrá una mayor motivación y, en consecuencia, una alta productividad de sus empleados.

PsyAlive, la plataforma de asesoramiento psicológico en línea más grande de América Latina ¡Te permitirá contar con terapia psicológica donde quieras, por medio de nuestra plataforma on line a un costo mucho más democrático.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar