Desarrollo personalEstilo de vidaSalud mental

¿Cómo hackear tu cerebro para cambiar un hábito?

    
Enero se ha consolidado como el mes de hacer planes y de cambiar hábitos. Pero a la par de estos propósitos también podemos encontrarnos con obstáculos, metas fallidas y, consecuentemente, la frustración que esto puede provocar. Para evitar que esto pase, es clave el autoconocimiento y la capacidad de adaptarse. Así que aquí te dejamos 4 tips para que tu cerebro logre incorporar nuevos hábitos y se adapte a los cambios que puedan aparecer en el camino.   


Comenzamos el año con el pie derecho, creamos nuestra lista de metas, empapelamos la pared con recordatorios y nos disponemos a lograr los cambios deseados este 2022. Y de pronto, surge un obstáculo inesperado y perdemos nuestro balance. En estos casos puede que sólo sea necesario un requiero detrás de nuestra motivación, pero en otros casos, lo que debe entrar en juego es una comprensión mayor de esta meta y de nosotros en relación a ella. 

1. Claridad y definición 

Por eso, antes que todo, “es fundamental tener un propósito para la creación de nuevos hábitos y también para eliminar los malos. Si no tenemos en mente la claridad de cualquier cosa que queramos conseguir en la vida, será imposible generar nuevos hábitos que nos lleven a la consecución de lo que queremos lograr”, explica Katherine Ferrada, Psicóloga Clínica. 

2. Disciplina  

Una pieza clave para lograr cualquier meta. El psicólogo Cesar Eduardo Ocegueda López nos ayuda con un ejemplo súper práctico, el de aprender un nuevo idioma.  

“Quieres mejorar tu inglés para entender todas las canciones, películas y series que quieres ver, y aún más ambicioso, leer libros y artículos científicos. Para lograr tan tremenda meta como mejorar y dominar un idioma, la disciplina es crucial. Esta palabrita tan chiquita en letras, pero tan grande en semántica significa que establezcas horarios de al menos 15 minutos de practica para el idioma, (leer, escuchar y escribir en el) con ejercicios de rutina que intensifiquen los niveles. Aquí estamos bien, ¿no? 15 minutos de practica es relativamente bueno, ok, la primera semana serán 15, la segunda 30 y la tercera 45, para terminar en la cuarta con 60 minutos diarios, y el siguiente mes de nuevo 15.”  

3. Desglosar nuestras metas 

Ya sabemos que toda meta requiere de constancia y disciplina, además de comprensión. ¿Pero realmente tenemos claro que toda meta, por más pequeña que sea, se compone de pequeños pasos? 

La psicóloga Ferrada nos explica que incorporar esta mirada en nuestros cambios de hábitos nos facilitará bastante el proceso. “Porque en la medida que puedas desglosar en pequeños pasos, habrá más probabilidades de que lo consigas. Cada vez que avances un paso, te sentirás contento, con el objetivo logrado y eso te motivará a ir por el otro, generando en ti una sensación de satisfacción por el logro cumplido.” 

Si no, y tratamos siempre de alcanzar la meta como un todo, considerando sólo cómo un logro si llegamos a ella, es muy probable que todo se sienta más abrumador. “Si, por el contrario, tratas de abarcar todo de una vez y no lo consigues, la frustración no demorará en llegará y te sentirás muy desmotivado para intentarlo nuevamente. Aparecerán tus ideas limitantes, que reafirmarán que tú no puedes lograr nada que te propongas y dejarás de ir por tus sueños”, agrega la psicóloga. 

4. Escúchate y toma en cuenta tus distracciones 

“Nuestro auto conocimiento ante las fortalezas y debilidades que tenemos ante esos distractores, podemos usarlos en nuestro beneficio”, nos explica el psicólogo Ocegueda López. Esto sirve de recordatorio para tener en mente la importancia de adaptarnos a nuestra realidad personal y no basarnos en metas y reglas generales. 

Por ejemplo, si ti en particular te distrae la música, sabes que en tu proceso por convertir tus nuevos hábitos en rutina será mejor no tener música de fondo. Otras personas, se concentran más con música, por lo que son otras las reglas que aplican. 

“¿Te mandan muchos mensajes por WhatsApp? Apaga el wifi; ¿No mides el tiempo que debes practicar? Usa el temporizador de tu celular, ¿Tu mascota no te deja practicar? Abrázala. Y mientras estas tratando de memorizar el verbo, adjetivo, etc., trata de acariciar de manera circular a tu mascota (funciona sincronizar el cuerpo y la mente)”, explica el especialista. 

5. Premio 

Otro punto que es muy práctico de tener en cuenta, es definir bien qué ganas con lograr este nuevo hábito. Relacionar un beneficio con una acción o rutina, permitirá que se les vea un valor mayor a nuestras acciones, sirviendo como motivación a lo largo del proceso. 

6. Disfruta la experiencia 

“Lo importante es que tengas claro, que no tienes que tener varios propósitos en tu nuevo año. Más allá de la cantidad de cosas, es el compromiso que le vas a dedicar a ellos.  Disfruta del proceso y recuerda que los hábitos, son conductas que, al repetirlas muchas veces, se convierten en acciones automáticas.”, concluye Katherine Ferrada. 

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Verifique também
Fechar
Botão Voltar ao topo