Desarrollo personalEstilo de vidaFamilia

Paternidad y apego, y cómo entender el desapego

Cómo las funciones de apego y desapego guían nuestras vidas

¿Qué es el Apego?

El apego, según el psicólogo John Bowlby, se define como el vínculo emocional que se establece entre los hijos y sus padres o cuidadores. Este vínculo, proporciona seguridad emocional e influye en el desarrollo de la personalidad del niño y en la forma en la que se conformarán sus relaciones futuras.

El ser humano llega al mundo sumergido en la más absoluta vulnerabilidad, pues precisa de varios meses, por no decir años, para conquistar una mínima autonomía.

Tenemos que recalcar que no solo se debe proveer alimento sino, algo más importante como ser la primera fuente de amor, protección y comprensión sobre la que el niño deposita sus expectativas y anhelos.

Por ello, que el apego contribuye de manera decisiva a construir los fundamentos básicos del sentido privado de seguridad, en un periodo crítico para la maduración emocional y social.

Consecuencias del apego a través de tu vida.

Es una experiencia recíproca en la vida del bebé dentro de la zona intrauterina (reconocimiento de la voz, del olor, del tacto de los progenitores) y  el adulto o figura de apego que se encargará de configurarlo.

El comportamiento de apego, inicialmente basado en la proximidad cuerpo a cuerpo, evoluciona rápidamente con el desarrollo de la subjetividad hacia formas más complejas que constituirán las diferentes expresiones del deseo de contacto afectivo.

El vínculo de apego esta caracterizado por una serie de conductas, representaciones mentales y sentimientos.

  • Conductas: Intentan conseguir o mantener la proximidad con las personas a que está apegado y se manifiestan con: llamadas (lloros, vocalizaciones, gestos); contacto íntimo táctil, abrazos, mimos; vigilancia y seguimiento de las personas que establecen el vínculo, visión a distancia, etc. El apego supone una construcción de un modelo mental de la relación.
  • Sentimientos: Asociados a las personas con las que el niño/a está vinculado. Si el bebé y el adulto se adecuan, serán sentimientos de bienestar, placer, proximidad y contacto y serán de ansiedad cuando tienen lugar separaciones o dificultades para establecer contacto. Perduran a lo largo de toda la vida.

¿Qué proporciona el vínculo de apego al ser humano?

Sistema de regulación emocional:

El hemisferio derecho, en particular la amígdala y el hipotálamo, está relacionado con la integración. De las representaciones del cuerpo, de la memoria, de las emociones, de la regulación emocional y del contacto social. Todo esto se inicia a partir de la interacción temprana de las figuras de apego con el bebé.

Función cognitiva:

  1. El bebé posee sensaciones que el adulto va interpretando a través de palabras, gestos y acciones que configuran en él el campo de las emociones.
  2. Estas emociones pasan, poco a poco, a configurar las representaciones mentales, al inicio representaciones de cosas, de imágenes y después a palabras.
  3. Esto permite la organización mental hecha de lenguaje y palabras (la palabra sustituye a la cosa) y el desarrollo de la capacidad simbólica.
  4. Así, desde el inicio y gracias a la dedicación de las figuras de apego se genera la capacidad para representar la realidad a nivel mental y actuar sobre está a través de operaciones mentales cada vez más complejas.

Esta capacidad es la base de los procesos cognitivos básicos: Atención, memoria, percepción, capacidad de análisis y síntesis, razonamiento abstracto.

Todos estos elementos son indispensables para el desarrollo del pensamiento, el aprendizaje y la adquisición de habilidades.

Desapego

Ya hemos leído lo positivo y el bienestar que produce el apego. Sobre lo conductual, emocional y cognitivo pero, ¿Qué sucede con lo opuesto?. Simplemente, el cordón umbilical no se rompe. La persona que se convierte en una seguidora no tiene libertad, es decir; no conoce la libertad. Ha podido crecer fisiológicamente, pero el crecimiento personal lamentablemente no ha podido desarrollarse.

El término desapego es clave para alcanzar la felicidad. Es decir, felicidad es ser capaz de poder estar solo, pero sin tener a la soledad como acompañante, sino que tener la certeza de poder tomar decisiones que son significativas en la vida.

En nuestro día a día estamos continuamente aferrándonos a personas, ideas, cosas o sensaciones que más que aportarnos felicidad nos están restando energía. Nuestro destino es aportar en la vida, no ser mochilas pesadas para los demás, somos seres brillantes, que nacimos para aportar.

 Leyes del desapego.

  • Ser responsable de ti mismo: Cada uno de nosotros somos artífices de nuestra propia existencia. Y algo así implica valentía. Significa que debemos desapegarnos de las opiniones ajenas, de esperar la aprobación de los demás para seguir adelante con nuestras decisiones, sueños o proyectos.
  • Vive el presente y asume la realidad: A menudo, estamos apegados y encadenados a eventos del pasado, que nos hace permanecer en el ayer, se nos olvida los más importante: vivir. Ponemos toda nuestra atención en los problemas familiares, en traumas que nos rondan y condicionan a no seguir avanzando: aquella pérdida, fracaso sentimental, frustración no superada… Todos son eslabones de una cadena muy pesada a la que nos aferramos y nuestra alma queda anclada.
  • Promueve tu libertad y permite ser libre también a los demás: Asimismo, otro aspecto que debemos recordar sobre el desapego es que no estamos obligados a ser responsables de la vida de los otrosEste tipo de lazos solo generan sufrimiento.
  • Asume que las pérdidas van a sucederse tarde o temprano: La vida es cambio, es movimiento. No es estática, evoluciona y siempre tendremos pérdidas. Algunas personas se irán para siempre, los niños crecerán, algunos amigos dejarán de serlo y algunos amores se irán, no obstante, siempre habrán nuevas experiencias.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo