Estilo de vida

¿Qué es el envejecimiento?: una mirada desde la Psicología

El envejecimiento como todos sabemos es un proceso natural, paulatino y gradual que conlleva cambios en los aspectos físicos, funcionales, morfológicos y psicológicos.

El paso del tiempo es irreversible para todos los seres vivos

Envejecer es una de las etapas del ciclo vital, y al hacernos conscientes de su irreversibilidad, podemos aceptar las reglas del juego, o negarlas, por ejemplo, cubriendo aspectos externos, con cirugías estéticas, que pueden hacernos sentir más a gusto frente al espejo.

Sin embargo, todo esto sólo abarca un aspecto de nuestra totalidad, el físico.

No todas las personas envejecen de la misma manera, los efectos del paso del tiempo en cada individuo son sumamente variables y obedecen a una multiplicidad de factores:

  • Genéticos;
  • ambientales;
  • sociales;
  • económicos.

Hay personas que conservan sus capacidades intelectuales intactas a pesar de su edad

La motivación ya sea intrínseca o extrínseca es un elemento clave para encarar proyectos en todas las etapas de la vida, y mas aun cuando llegamos a esta etapa vital.

Cuando llegamos a la edad adulta solemos hacer un balance crítico de nuestros aciertos, y fracasos, y el secreto es reforzar la visión positiva de todo lo que podemos emprender de acá en más.

La familia, los amigos, los grupos de interés, serán una columna de apoyo muy interesante para sentirnos contenidos.

De los logros obtenidos en el balance vital podemos fortalecernos haciendo conscientes los recursos cristalizados a lo largo de nuestra existencia, experiencias, habilidades, recursos muy valiosos que se pueden transmitir y que constituyen un capital a tener en cuenta.

Ser adultos mayores proactivos, llenos de proyectos, ideas, sueños, desmitificando las representaciones falsas a cerca de envejecer.

La propuesta terapéutica esta centrada en una nueva conceptualización, que sostiene que la plasticidad de la mente humana esta intacta y que somos capaces de generar cambios favorables en la percepción de nuestras acciones y conductas.

La participación e implicación social en proyectos individuales o colectivos, son generadores de mejoras sustanciales en la actitud y estado de animo de quienes practican los mismos.

Teniendo en cuenta la influencia de los entornos sociales, sanitarios, familiares, y económicos en donde estamos insertos, es posible generar proyectos creativos, superadores que nos ayuden a encontrar el espacio del juego, del volver a creer en algo o alguien que nos devuelva el impulso vital.

Todos podemos encontrar ese espacio de disfrute que nos haga sentir más vivos que nunca.

Para finalizar dejo una reflexión de Albert Camus:

“En lo mas crudo del invierno aprendí, por fin, que hay dentro de mí, un verano invencible “.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Verifique também
Fechar
Botão Voltar ao topo