Desarrollo personalEstilo de vidaPsicología generalSalud mentalSalud Mundial

Cuando las relaciones se desgastan

Las relaciones se desgastan en este experimento llamado cuarentena.

Cuando formaste una pareja, cuando decidiste convivir con alguien, las condiciones eran diferentes: por lo general uno o ambos salían todo el día a trabajar, estudiar, o a hacer actividades de distinto tipo.

De pronto se encontraron con que, sin previo aviso, las condiciones cambiaron, y hubo que aceptarlas a la fuerza. Estar juntos trabajando desde la casa, incluso con hijos o padres, compartiendo espacios permanentemente y sin salir prácticamente para nada. Es como si antes hubiésemos tenido un mazo de cartas y un día nos dicen que tenemos que jugar al ajedrez. Las condiciones cambiaron de golpe.

Probablemente los procesos fueron distintos para cada uno: mientras algunos estaban felices de trabajar en pijama, aliviados por no tener que salir, otros quizás lo sufrieron. Hubo reacciones de todo tipo: de estar felices a enojados, de hartos a relajados, de enojados a resignados. Pero también cada uno pasó por diferentes momentos. Un torbellino de emociones personales, y ni hablar de lo que esos torbellinos produjeron al chocar entre sí en la misma casa.

Nadie nos preparó para este experimento de convivencia forzada 24×7. No es lo mismo estar algunas horas a la mañana y a la noche con la familia o pareja, que estar todo el día. Se produjo un desgaste, cansancio, hastío que hizo que el nivel de susceptibilidad y de tolerancia haya visto un umbral bajísimo. Cualquier cosa fue suficiente para una pelea, una discusión, a punto de estallar una guerra. 

¿Se pueden recuperar las relaciones que se desgastan?

No siempre es posible volver de algunas situaciones. En muchos casos se hizo inevitable una separación. Es que fue una situación límite por lo que la llamo un “experimento”. Son condiciones de laboratorio.

La convivencia intensa y forzada, con mínimas salidas de alguno de los integrantes, hizo surgir lo más odioso de cada uno.

¿Cómo evitar el desgaste de la pareja?

Si aún siguen juntos, entonces habrá que ver cómo hacer lugar a los espacios y tiempos personales, a salir, aunque sea a dar una vuelta solos, o tomar un café con un amigo, o trabajar desde un bar unas horas. Hacerse un lugar. El pegoteo da lugar a la violencia para producir algún intento de separación, generalmente fallido. No es de esa manera que se rearma un espacio perdido. 

En primer lugar hay que reconstruir el espacio propio, no invadido por la presencia del otro. En segundo lugar, encontrar al otro.

Pactar tareas, tiempos, espacios de la casa, pactar silencios y actividades conjuntas, pero también individuales. Respetar el ocio y el trabajo. Repartir obligaciones, también con los hijos, acorde a la edad de ellos. 

La cooperación es un aspecto clave. Quiere decir operar en conjunto‘. No se trata de que uno ayuda a otro, por ejemplo, en las tareas de la casa o en el cuidado de los hijos. Sino encontrarse en un quehacer conjunto, repartido, acordado. Es clave para evitar que la relación se desgaste, para fortalecerla.

Volver a encontrarse puede ser posible, pero requerirá que las partes pongan de sí. Requerirá de conversar, de paciencia y de respeto. 

Y si fuera necesario, si te replanteaste cosas en el camino, poder hablar de eso.

Paula Dabbah

Trabajo en consultorio hace más de 30 años. Tengo experiencia en adolescentes, jóvenes, adultos, parejas, orientación a padres. Hace muchos años que vengo trabajando con pacientes de otros países o regiones de Argentina por teléfono o videollamadas. Así mismo atiendo pacientes y familiares de pacientes con ELA, una enfermedad poco frecuente. Cualquier consulta u otro horario que necesites podés escribirme por mail o a mi Instagram @lic.pauladabbah - pauladab2008@hotmail.com.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo