Maternidad

Ser mamá en tiempos de pandemia

Cómo equilibrar los roles de maternidad y trabajo

psicólogos online

No, ser mamá no es fácil, pero…

¿Mamá en pandemia?

Mientras trabajas de forma remota, ayudas a tu hijo a conectarse a su clase. No funciona el internet, el niño se frustra y no quiere sentarse al computador. Tú tienes una reunión, pasan las horas y ya son las 12, necesitas preparar la comida. Los niños están aburridos y quieren jugar contigo… es agotador de solo pensarlo.

Superposición de roles

La superposición de roles es la multiplicidad de demandas que la mujer debe y desea cumplir de la mejor manera posible. Se ha visto incrementada en la condición de pandemia con los confinamientos.

Antes de la pandemia cada integrante de la familia tenía sus actividades fuera de la casa. Los niños en el colegio, el papá en su lugar de trabajo al igual que la madre. El foco de cada uno estaba puesto en una labor específica. Pero todo eso cambió de un día para otro, llevando todas esas responsabilidades a la casa. La mujer se ha visto duramente afectada ya que debe realizar su trabajo y además es ella quien, por lo general, se hace cargo de los hijos y del hogar.

psicologa online atendiendo por fonasa

Salud mental de la madre

Según la Encuesta Nacional Bicentenario UC del año 2020, las responsabilidades que ha traído la situación actual han hecho que la salud mental de algunas mujeres se haya deteriorado.

En esta encuesta queda de manifiesto la diferencia que existe de los problemas psicológicos entre las mujeres, que alcanzan un 21% y los hombres 9%.

Esto nos permite inferir que probablemente la distribución de las tareas recae en mayor medida en la mujer. Si bien esta misma encuesta señala que esta distribución ha mejorado debido al cambio cultural experimentando en nuestro país, la  desigualdad continúa siendo importante.

¿Cómo sobrellevar la multiplicidad roles?

  • Priorizar: Puedes hacer una lista de las actividades más importantes a realizar durante el día y escoger aquellas que no se pueden dejar de lado.
  • Pedir colaboración: Si tienes a alguien que colabore en las labores domésticas o con los hijos, como tu pareja, hermano, mamá, etc., pueden hacer el listado en conjunto, de manera de saber quién puede comprometerse y con qué.
  • Programar: Aquellas actividades que nadie puede realizar, como el aseo, el planchado, el orden, las compras, etc., puedes postergarlas y programar como se van a llevar a cabo. Esta organización te permitirá tener un dominio de la situación y que no estas improvisando a cada momento lo que te hará sentir que tienes un mayor grado de control.
  • Trabajar la culpa: Al final del día debes evaluar y pensar qué resultó y qué no, para reajustarlo. Esto te dará una pauta de cómo seguir. Es importante saber que hay cosas que pueden esperar y no va a pasar nada. La mamá no es un súper héroe, es una mujer que intenta lograr muchas de las metas que se ha propuesto, pero se cansa como cualquier persona, se frustra, se angustia y si no comparte toda la carga esto terminará por pasar la cuenta.

Por último, quiero señalar que es muy relevante saber que pedir apoyo psicológico es una herramienta que te podrá ayudar a entender aquellos aspectos que te afectan, generando un instancia junto al terapeuta, donde podrán encontrar y trabajar en pro de potenciar aquellos recursos que te permitirán crear una mejor versión de ti misma.

Soy psicóloga clínica y trabajo a través de técnicas centradas en los recursos que cada persona trae consigo. Dichos atributos se trabajan en cada sesión para enfrentar las dificultades que el consultante plantea. Una vez identificado el problema, se buscan aquellos aspectos que sí funcionan y se potencian para dar paso al cambio. Me he enfocado en el trastorno de pánico porque he sido testigo de las limitaciones de la vida diaria que va teniendo el consultante que enfrenta éstos síntomas. Lo más importante es contarles que existen las técnicas que permiten abordar este tipo de trastorno y que los cambios y resultados son muy positivos . Así es que te invito a consultar y decidir ser la dueña o dueño de tus pensamientos y de tu vida.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar