Niñez y adolescencia

Terapia para niños: El desarrollo en la escuela 

La escuela no es solo un lugar a donde vamos a adquirir conocimientos, allí pasamos una gran parte de nuestro tiempo de vida, desarrollando y fortaleciendo nuestras dimensiones humanas como la social, afectiva, sexual, personal, ecológica, volitiva y espiritual.   

Este es el lugar en donde vivimos experiencias valiosas que nos enseñan la importancia del cuidado de nosotros mismos y del otro, el compartir, la solidaridad, la aceptación por el otro, el convivir en la diversidad, la empatía, el cuidado del espacio común, entre otros aspectos importantes de la vida humana. 

Escuela: Conocimiento y cuidado en la infancia 

Es importante tener en cuenta el avance del conocimiento y del cuidado en esta etapa de la vida, en la niñez. Hoy podemos comprender la importancia de crecer en ambientes saludables que nos permitan la adquisición y desarrollo de aprendizajes en hábitos y habilidades para una vida saludable.  

La estimulación de los dispositivos básicos de aprendizaje clasificados según Azcoaga y Peña (2008) como la motivación, atención, sensopercepción y la memoria son elementos dinamizadores de la salud mental del niño. 

Cuando un niño o niña presenta dificultades en la escuela, bien sea por sus procesos de adaptación, su motricidad, la expresión de sus emociones, sus procesos cognitivos, sus repertorios básicos de aprendizaje, relaciones interpersonales, o el acompañamiento de sus docentes y padres de familia que no han logrado tener el resultado esperado, es fundamental pensar en un acompañamiento terapéutico para él y su familia.  

Incluso, un proceso terapéutico en el que se puedan involucrar sus docentes, ya que estos son esenciales para facilitar la comprensión del contexto escolar y, por ende, para potencializar sus habilidades. 

Por otro lado, el poder detectar a tiempo alguna situación que le dificulta sus procesos de atención, memoria, lenguaje, motricidad, le facilitará al niño conocer que en estos aspectos se hace necesario esforzarse más, y también que cuenta con la ayuda y el apoyo para aprender a manejarlo.  

La terapia se convierte entonces en momentos importantes de autoconocimiento, que potencializan el desarrollo de la resiliencia y le permite fortalecerse en aquellos aspectos que se le dificultan. Además, un proceso de acompañamiento psicológico le ayudará a reconocer sus potencialidades y reconocerse como un ser en constante crecimiento.   

También es importante tener presente que no se trata de patologizar toda actitud o comportamiento humano y menos en niños, se trata de comprender el contexto del niño, de su familia y de la escuela, y a partir de allí acompañarlos a fortalecer su ser, darle herramientas y estrategias de enfrentamiento y a su círculo cercano.   

Psicoeducación en niños

Un trabajo más allá del soporte terapéutico 

Cabe aclarar que, en ocasiones, se requiere de un trabajo interdisciplinario en el que se abarquen terapias de lenguaje, terapias de estimulación o rehabilitación cognitiva, terapias acompañadas de medicamentos por parte de psiquiatría o neurología, terapias de coordinación, fortalecimiento motriz, etc. 

En la terapia psicológica, se parte de la etapa de desarrollo y del proceso psico-socioemocional del niño. En ella, se logra que aprenda a reconocer sus emociones: ¿qué hace que unas se manifiesten en determinados momentos? ¿Cómo las expresa y de qué manera es mejor expresarlas? Aprendiendo a enfrentar momentos de enojo, tristeza, miedo, frustración y de poca tolerancia, fortaleciendo espacios de empatía, enfrentamiento de retos, juegos, trabajo colaborativo y aprendizaje. 

Dificultades en el proceso de aprendizaje infantil 

Cuando el motivo de consulta son dificultades en su proceso de aprendizaje, es fundamental intervenir a tiempo, ya que esto le permitirá al niño avanzar, desarrollar aquellos aspectos que se le dificultan, sentirse eficaz a pesar de la dificultad. 

De lo contrario, el niño estaría avanzando con un costo alto, cargado de frustraciones, que lo pueden llevar a la desmotivación escolar, a la pérdida de años escolares, dejando a sus amigos, afectando sus autoesquemas.   

Finalmente, no se puede olvidar que toda terapia con niños implica la presencia de sus padres, ellos tienen todo que ver en la evolución o estancamiento de los resultados de la misma; en ocasiones los niños presentan condiciones que, al analizar en terapia, son manifestaciones de asuntos de casa que no saben tramitar y al involucrar a los padres en la terapia, se puede fortalecer un ambiente saludable que genere mayores factores protectores en casa. 

Después de leer este artículo, ¿qué te llevas y qué le aportarías? 

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo