AnsiedadFamilia

Cómo lidiar con las diferencias familiares durante las fiestas

Ya en la recta final para entrar en lo que para muchos es una de las épocas favoritas del año, para algunos, sin embargo, no se trata de las fechas más placenteras. Si bien es cierto que toda familia tiene su propia armonía, hay varias que suman momentos tensos en su historia, los que fácilmente se pueden intensificar durante estas fiestas de fin del año

Pero no te preocupes, porque para esto te dejamos 5 tips clave para lidiar con las diferencias familiares este Diciembre. Y así,  llegar bien preparados a esa junta familiar o que la falta de ella no nos haga entrar en depresión

La Licenciada en psicología, Indra Ferrara Belart, nos explica que los conflictos durante estas fiestas pueden surgir principalmente por dos razones. Primero, debido a una tensión o problema previo que no se ha solucionado. O, por otro lado, como causa de las diferentes expectativas de cada uno de los asistentes a la reunión.

Si te sientes identificado con el primer caso, no estás sólo. Pero para evitar que esto escale innecesariamente durante el evento, un primer consejo es:

1. Conversar antes

“Procuren hablar un poco las dificultades antes del festejo, para que todo fluya mejor y haya menos tensión en la reunión.”, explica Indra Ferrara Belart. Recuerda que se trata de una época llena de amor y, si bien cada conflicto es personal, aprender a perdonar a tiempo para estas reuniones no sólo nos hará sentir mejor, sino también permitirá que la velada fluya mucho mejor.

En el segundo caso explicado por la experta, nos encontramos ante una infinidad de cosas que pueden salir “mal” según lo que tenemos en mente. Pero como muchas de ellas estarán fuera de nuestro control, lo importante es enfocarnos en nosotros primero y en cómo lidiar con estas diferentes expectativas de forma interna.

2. Rendirse cuando sea lo mejor para ti

Debido a lo anterior, la experta recomienda que previo a la reunión nos demos el tiempo de mentalizarnos “a que no saldrá exactamente como quieren o planean y a “rendirse” ante lo que sea que suceda”. 

Esta perspectiva puede ser aplicada en muchos momentos tensos de nuestra vida, pero es particularmente práctico en eventos con alta significación emocional como lo son las fiestas de fin de año. Así, evitamos decepcionarnos más tarde.

De todos modos, cuando las diferentes expectativas traten particularmente de plata, la Lic. Ferrara Belarta nos invita a dividir los gastos tomando los rangos etarios en cuenta. 

“Las responsabilidades y gastos deberán estar equilibradas entre los miembros adultos o de acuerdo a las edades para que nadie se sienta abrumado o agotado para ese día. Esto significa que ya no toda la organización y el gasto le corresponde a los abuelos de 70+ años o a los hijos de 40+ años. El joven de 25 años puede llevar una salsa, un pastel o algo de tomar”.

Esto nos lleva al tercer consejo: 

3. Enfócate en disfrutar 

Si bien suena sencillo, acarrea la más importante de las verdades. Cuando llegamos a estos eventos con una mentalidad de evitar problemas y enfocarnos en lo bueno, disfrutar se nos dará mucho más fácil.

“El ambiente estará más tranquilo y normalmente todos podrán gozarlo más. Porque al final de eso se trata, de convivir, disfrutar de lo que se vive al reunirse y de la comida, gozar el tiempo en familia”, explica la psicóloga.

Además, se trata de estar más dispuesto a aceptar cierto nivel de incomodidad sin crear más de lo necesario y dejar siempre espacio para disfrutar con tus seres queridos. Así, todos pueden trabajar por un objetivo común, que es hacer de la Navidad una experiencia más agradable.

De todas formas, si crees que te faltará apoyo en esta misión común, o ya te estás imaginando comentarios molestos de un pariente, entonces te dejamos el cuarto consejo:

4. Consigue un aliado

Sí, suena como que estamos llegando en modo de conflicto, pero la verdad es que la estrategia de aliados sirve para muchas ocasiones. Pero, además, puede contribuir favorablemente en brindarte la calma que buscas en estas fiestas.

Quedarse cerca de alguien que pueda servir de amortiguador entre nosotros y los miembros más problemáticos de la familia nos permitirá enfocarnos en disfrutar. Además, permitirá quitarnos un poco el peso de este día, para que no estemos siempre a la defensiva esperando responder a un conflicto.

Contar con apoyo social, como en este caso aliándose a alguien con quién tienes afinidad, “puede acelerar la recuperación del estrés y cambiar su experiencia”, plantea Jim Winslow, PhD, especialista en Neurociencia del Comportamiento y Farmacología, y jefe del Programa de Investigación Intramuros del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH).

5. Borrón y cuenta nueva 

Y bueno, que se terminen las fiestas no siempre significa que logramos desconectarnos y olvidar todo al segundo. Por ello, es importante poner atención a cómo nos afectó lo que vivimos.

Si seguimos constantemente pensando en ese día, es momento de tomarse el tiempo de entender estas emociones. En particular si nos dijeron cosas que nos ofendieron o algo pasó que sigue dando vueltas en nuestra mente.

Aferrarse en general a situaciones pasadas no es bueno, pero si nos vemos recurrentemente reviviendo esos momentos, existe la posibilidad de que estemos desarrollando depresión.

Recuerda que lo que sientes es normal, y siempre tendrás al alcance la psicoterapia para ayudarte a comprender y superar estos momentos. La experiencia de un psicólogo puede ser justo lo que necesitas para sobrellevar lo que estás sintiendo, tanto para prepararte para el siguiente evento, como para que tu vida no se vea afectada por los eventos de un día.

¡Felices fiestas!

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Verifique também
Fechar
Botão Voltar ao topo