Desarrollo personal

Todos estamos atravesados por la identidad

La identidad personal es una condición única e irrepetible, su elemento más simple es el nombre, datos personales, nacionalidad, edad, estudios, etc. Es el conjunto que forma un perfil individual o personalidad.

Sigmund Freud no habla de identidad, sino de identificación, como la operación en virtud de la cual se constituye el sujeto humano. Este proceso de cambio surge en el aparato psíquico. La identificación es la forma más primitiva de enlace con otras personas, tomando como primer objeto de amor a la madre. En un principio, es la madre quien responde frente a las demandas satisfaciendo al niño, es el llamado Principio de Placer.

Posteriormente, con intervención de la madre, mediante la ilusión-desilusión, que plantea Winnicott, es decir, en forma gradual, la madre irá postergando ese cumplimiento de satisfacciones al niño, permitiendo la diferenciación del yo-no yo, instaurándose así el Principio de realidad, donde el niño gradualmente va alcanzando una cierta autonomía y control de sus pulsiones.

El yo se constituye por identificaciones.

No tener un yo constituido implicaría estar dentro de la Psicosis, viviendo una fragmentación corporal anterior a la constitución de su yo.

Podemos mencionar otra opción donde la plasticidad yoica de la histeria grave, se identifica a otras hasta en sus síntomas.

 

O el neurótico obsesivo que posee un yo aparentemente fuerte, con agotadores mecanismos de control destinados a defenderse que nada de su inconsciente emerja.

 

Considerar la identidad como un posicionamiento permite pensarla en términos de identificación, pero de una identificación en permanente proceso de articulación en el que un “otro” diferenciado simbólicamente juega un papel importante.

 

Me encontré en varias ocasiones en el consultorio escuchando algún adolescente quien en el viaje de la niñez a la adolescencia comienza a desconocerse. Preguntándose ¿Quién soy yo? Es aquí donde el grupo viene a ocupar el lugar de referencia ante el desconcierto que le produce el hecho de quienes fueron sus referentes ya no lo son.

Ahora sus referentes serán otros youtubers, traperos, gamers, deportistas, docentes,..etc.

Es que la identidad se construye en relación a otros. Como dije anteriormente, es un proceso que se inicia desde el nacimiento y tiene como fin lograr la propia autonomía.

Recuerdo un hombre de 31 años vive con su madre, solamente ha tenido una relación de pareja significativa con una mujer a la cual llevo a vivir durante un tiempo a casa de su madre. Todos los días está en casa con su madre y ella lo mantiene; únicamente se dedicaba a hacer las compras y ejercicio físico en su habitación. Trabaja home office desde su computadora. Aunque es capaz y atractivo, no estaba, en los comienzos de su terapia, preparado para alejarse de la madre y construir una identidad separada y autónoma.

De esta manera, también formando parte de un proceso, la Identidad de género se construye durante la infancia temprana a través del ejemplo parental, el refuerzo social e incluso del lenguaje. Los padres crían a sus hijos con lo que consideran una conducta adecuada a su sexo, y la sociedad se ocupa posteriormente de reforzar estos patrones. La identidad de género es un componente indispensable de la identidad sexual y forma parte de los elementos psicológicos necesarios para ejercer la sexualidad de manera plena y satisfactoria, independientemente de la orientación sexual.

Desde la experiencia clínica, me gustaría hacer referencia al proceso de seguimiento que efectúan parejas o personas que deciden tener sus hijos utilizando métodos de fertilización asistida como donación de óvulos o espermatozoides.

El caso de Francisco y Lucia, quienes transitaron el proceso de acompañamiento y contención psicológica durante la búsqueda de un hijo por medio de tratamiento de infertilidad en mi consultorio.

Fue un largo recorrido donde tuvieron que tomar varias decisiones que finalmente resulto exitoso.

Al cabo de varios años volvieron a la consulta, esta vez decididos a transmitir la identidad de su hijo sin saber por donde empezar.

Presentaron cierta reticencia a abrir nuevamente el tema infertilidad (que ya consideraban había quedado en el pasado), con la movilización emocional que ello implica, fueron aflorando distintos miedos, como a ser menos queridos si el hijo sabía de su origen o tal vez a perder autoridad. Situación que se fue diluyendo a lo largo de las entrevistas. Yo me pregunto.

 

¿Como ocultar algo tan propio como la identidad?

 

El no trasmitir acerca de su origen es el punto complicado de la cuestión, ya que los secretos pueden dañar las relaciones familiares, la percepción de los niños sobre su origen puede abrir las puertas de la duda, o tal vez puede ocurrir que algún conocido sea el encargado de transmitirlo.

Toda persona tiene derecho a conocer su origen siendo parte de su identidad.

Comentarios finales.

Consideramos a la Psicología como la ciencia que se encarga del estudio de los comportamientos de la conducta humana, nos ayuda a entender las diferentes formas de entender la vida y reflexionar sobre los diferentes sucesos que intervinieron en nuestra historia, como así también a modificar ciertos rasgos que nos permiten integrarnos en el entorno de una manera particular.

Recordando a Saramago “La identidad de una persona consiste, simplemente, en ser, y el ser no puede ser negado”.

El concepto de identidad que busca el análisis no es el que remite a la igualdad ni el que hace referencia a lo idéntico de dos componentes. Nos interesa El ser en sí mismo, diferenciado de otros.


Liliana Margarita Hage

Soy Liliana Hage, Lic. en Psicología y Psicoanalista luego de mi formación de grado me especialicé en Psicología de la Infertilidad. Me dedico hace 20 años a la atención de jóvenes y adultos con diversas problemáticas como ser: fobias, depresión, nutrición, desarraigos, insomnio, entre otras, como así también en parejas con dificultades de fertilidad. Me intereso en la temática que motiva tu consulta. Se trata de derribar muros y construir puentes- vía palabra- que te conecten con tu deseo, es allí donde el trabajo profesional, en un ámbito ameno, ayuda al sujeto a lidiar con ideas negativas, inhibiciones y emociones adversas. Mi especialidad permite además el abordaje y acompañamiento en el proceso emocional que implica la búsqueda de un hijo. Mi trayectoria como así también mi experiencia, me permiten avanzar en las diversas problemáticas por las que se generan las consultas. Estoy para escucharte.

 

Psyalive

¡Salud mental y bienestar a un clic de distancia! Brindamos atención terapéutica en toda Hispanoamérica. Conozca a nuestros profesionales licenciados.

Artigos relacionados

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Botão Voltar ao topo